La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los usuarios de Servicios Financieros reveló ayer que por falta de información miles de pólizas de seguros de vida no son cobradas por los beneficiarios. Se estima que al menos existen 10 mil pólizas que a pesar de haber “concluido su vigencia”, aún tienen un saldo a favor del usuario, cuyo importe debe ser solicitado y devuelto al mismo.

Ignacio Villanueva Chávez, subdelegado de la Condusef, recomendó a las personas que cuenten con un seguro de vida, lo hagan saber a los designados como sus beneficiarios para evitar este tipo de situaciones.

Informó que la Condusef atendió en el año 2017 un total de 42 mil 901 reclamaciones en materia de seguros, lo que significó un incremento del 15% con respecto a 2016.

Las 42 mil 901 reclamaciones equivalen a que esta Comisión Nacional atendió 6 de cada 10 de las presentadas al sector en su conjunto, que ascendieron a 67 mil 910.

Comentó que las reclamaciones por siniestros de autos asegurados representaron el 42%, siguiéndole las de seguros de vida con el 38% y posteriormente las de gastos médicos mayores con el 6%.

Las principales causas de reclamación fueron las siguientes: 39.6% por la negativa de la aseguradora en el pago de la indemnización; 17.2% por la solicitud de cancelación del contrato y/o póliza no atendida; y 8.4% por la inconformidad con el tiempo para el pago de la indemnización.

Respecto a los Seguros de Vida, precisó que la Condusef ofrece un servicio denominado SIAB-Vida, el cual está dirigido a aquellas personas que consideran la posibilidad de ser beneficiarias de algún seguro individual o colectivo, pero desafortunadamente no cuentan con documentación al respecto.

A través de este servicio, la Condusef realiza la consulta a las 42 aseguradoras que operan en México y en un plazo no mayor a 20 días hábiles, en caso de arrojar resultados positivos, se les informa a los interesados ante quién y cómo reclamar los beneficios de las pólizas de seguro de vida localizadas en las diversas aseguradoras.

Los interesados sólo tienen que acudir a las oficinas de la Condusef, llenar una solicitud acompañada de su identificación oficial y el acta de defunción del posible asegurado para saber si son beneficiarios de algún seguro. Tan sólo en el primer trimestre de 2018, se concluyeron 748 solicitudes, de las cuales en 28 casos los beneficiarios efectivamente resultaron ser los solicitantes.

¡Participa con tu opinión!