Con el registro de ciento cincuenta y seis casos de robo de identidad en la Condusef, el presidente del Centro Bancario en Aguascalientes, Luis Miguel Torres Mirón, informó que aquí se comenzará a tomar la huella dactilar como elemento de identificación de los usuarios financieros y de esta forma pueda ser cotejada contra la registrada en el INE, y así poner un freno a este delito.
Tras la publicación en el Diario Oficial de la Federación (DOF) sobre los cambios a la Ley de Instituciones de Crédito, a fin de prevenir, inhibir y mitigar el robo de identidad de los clientes de la banca, el funcionario bancario indicó que gradualmente las instituciones avanzarán en medidas como el reconocimiento facial y la lectura del iris de los ojos.
Hasta la fecha, las instituciones bancarias establecidas en Aguascalientes operan desde hace tiempo el sistema en que sus empleados ya son identificados por huellas dactilares, pero ahora se ampliará a los clientes, cuyo mecanismo comenzarán a realizarlo los bancos más grandes que operan en la entidad y posteriormente los otros.
Luego, coincidió en que el robo de identidad se combatirá más eficientemente cuando se logre un modelo de cédula de identidad única, en el que se conjunte toda la información de los clientes. Sin embargo, por ahora se tendrá que cumplir con lo que establece el DOF.
Mencionó que las instituciones podrán conformar una base de datos de huellas dactilares de sus clientes, a fin de utilizarla para la verificación de su identidad, en sustitución de otros elementos tradicionales, para celebrar contratos de operaciones activas, pasivas o de servicios, o bien solicitar medios de pago y también para la realización de retiros de efectivo y de transferencias de recursos.
Aunque primero, aclaró, serán los empleados, directivos o funcionarios de las entidades financieras, los que realicen la captura de sus huellas dactilares.
La CNBV prepondera que el proceso de captura deberá impedir que un empleado, directivo o funcionario de la institución, registre sus propias huellas dactilares en sustitución de las del cliente y que las entidades en todo momento deberán garantizar la integridad de la información biométrica almacenada o transmitida, así como la conservación, disponibilidad y la imposibilidad de manipulación de tal información.
En caso de que las instituciones determinen obtener de sus clientes algún elemento de reconocimiento facial (como algunas ya lo hacen), la CNBV precisa que las aplicaciones y dispositivos utilizados en el proceso de captura de elementos, deberán considerar también ciertos requerimientos como postura, expresión y otros.
Entre las principales técnicas de robo de identidad, están la clonación de tarjetas; el vishing, donde el estafador llama fingiendo ser miembro de algún corporativo e informa sobre actividad sospechosa reportada en las cuentas de la víctima y le pide que verifique la información; el phishing o suplantación de identidad; así como el pharming, el cual está programado para atacar el equipo de la probable víctima.

¡Participa con tu opinión!