El geriatra Juan Antonio Vidales Oliva advirtió que en el mercado existen muchos productos que prometen propiedades “antienvejecimiento”, pero la mayoría carecen de fundamento científico serio y utilizan la publicidad para vender esa idea. Lamentablemente muy pocos están regulados y en consecuencia, su consumo resulta contraproducente.

Explicó que proceso de envejecimiento es natural e irreversible, pero el ser humano a lo largo de su historia ha pretendido encontrar el “elixir” de la eterna juventud para evitar los estragos del paso del tiempo.

Hay muchas medidas de rejuvenecimiento como tintes para el cabello, cremas, bótox y desde luego la cirugía plástica que pueden ayudar a mejorar nuestra apariencia física, pero no detienen el proceso de envejecimiento.

Está demostrado científicamente que las medidas que mejor influyen en mantener un envejecimiento saludable, vernos y sentirnos bien; son el ejercicio físico regular y llevar una alimentación saludable y equilibrada; evitar las sustancias de abuso y mantener una buena salud mental.

EN LA RECTA FINAL DE LA VIDA. El especialista también señaló que los Síndromes Geriátricos son trastornos poco reconocidos por los propios pacientes, los familiares y hasta por los médicos; pueden aparecer fácilmente en personas que rebasan los 70 a 75 años y deterioran la calidad de vida y el funcionamiento global de los ancianos.

Los principales síndromes geriátricos son la polifarmacia, las incontinencias, la mala nutrición, la inmovilidad, las úlceras por presión, la demencia, las caídas, la depresión, entre otras que se originan por múltiples factores.

La mayoría de las personas comete el error de atribuir estos problemas al proceso de envejecimiento normal, sin embargo, existen instrumentos que los médicos geriatras utilizan para su detección y así establecer medidas preventivas, diagnóstico oportuno, tratamiento y orientación de cómo manejar estas enfermedades ocultas.

Precisó que el mayor porcentaje de adultos mayores no presenta ningún síndrome, le siguen en menor proporción quienes sólo tienen uno o dos y finalmente, el menor número corresponde a las personas que sufren de muchos de ellos.

Recomendó a los familiares, llevarlos periódicamente a ser avaluados por el especialista, en las unidades de seguridad social a las que correspondan, cuando no puedan pagar consulta privada, la calidad es la misma.

¡Participa con tu opinión!