Diego Martínez
Agencia Reforma

CDMX.- Nadie podía hacerle el feo a la derrama económica que arroja un Gran Premio de Fórmula Uno, por lo que la lluvia de billetes continuará cayendo hasta 2022.
Alejandro Soberón, presidente ejecutivo de CIE, dio a conocer ayer, durante la ceremonia de la firma del nuevo contrato, la derrama económica que había generado el último GP en 2018.
«Quisiera aprovechar para dar la cifra que ya fue auditada por dos firmas internacionales este año de la derrama económica de la carrera del año pasado. El resultado fueron 14 mil millones de pesos, un poquito más de 750-800 millones de dólares.
«Me parece que es un resultado extraordinario, una generación de empleos fantástica, 8 mil empleos se pudieron generar», expresó Soberón.
La realidad es que el Gobierno, tanto federal como local, saben que la continuidad del GP México les da muchos beneficios, y ahora más, pues ellos no ponen un centavo en el nuevo contrato. No sólo los hoteleros, restauranteros o comercios ganan, sino también las arcas públicas, pues para todo hay que pagar impuestos.
«Esperamos una derrama económica por arriba de los 740 millones de dólares, es decir, 14 mil, al menos, y una asistencias de más de 300 mil personas de todas partes del mundo durante el fin de semana», añadió Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno de la CDMX.
Algunas empresas que podrían estar detrás de que la F1 siga en el país son: Telmex/Telcel, Heineken, Citigroup, Diageo, GNP y Banorte.