Doce, ya son doce juegos consecutivos en los que los campeones se llevan la victoria, los Astros nuevamente tuvieron un juego de ensueño para llevarse el primer juego de la serie ante los Rays. Durante la mayor parte del encuentro estuvieron abajo en la pizarra, tuvieron que venir de atrás y darle la vuelta en la última entrada para continuar con la racha que los mantiene como el mejor equipo de la MLB en la actualidad, tienen una gran forma y no se ve cómo puedan perder el ritmo.
El partido comenzó de lo peor para los campeones ya que Wilson Ramos conectó jonrón que proyectó a Bauers para que anotara y se fueran adelante los Rays 2-0. Las cosas no mejoraron para los Astros que en la tercera entrada nuevamente sufrieron dos carreras en contra. Esta vez fueron cortesía de Wendle que bateó sencillo para que Duffy y Bauers anotaran y pusieran el 4-0 que parecía una losa pesada para los campeones.
Si hay un equipo al cual no se puede dar por muerto, son los Astros. La reacción comenzó en la baja de la cuarta cuando Gurriel se embasó para que Altuve anotara, más tarde Reddick conectó elevado de sacrificio que llevó a Correa a anotar para poner 4-2 el marcador. En la sexta, Gurriel logró batazo por el jardín izquierdo que terminó siendo sencillo productor para Altuve. Ya en la novena entrada los campeones perdían 4-3, pero Bregman conectó un doblete por lo profundo del jardín izquierdo, González y Stassi llegaron al plato para darle la vuelta al encuentro ganándolo con drama incluido.