El buen paso de Joselito Adame continúa y así lo demostró este viernes al convertirse en el triunfador de la primera corrida de la Feria Internacional del Caballo de Texcoco. Una faena de buena nota al toro “Mesías”, de Torreón de Cañas que mereció el arrastre lento, le dieron a Joselito Adame la única oreja de la tarde en la que Sergio Flores fue aplaudido en su lote, mientras que Guillermo Hermoso de Mendoza también dejó instantes de calidad.
Joselito Adame toreó con cadencia por verónicas cuando saludó a “Mesías”, de la ganadería de Torreón de Cañas. Buen inicio de faena tuvo Adame en su corrida muleteril, dejando ver la calidad y emotividad del toro que fue a más; toreando a placer, con muletazos largos, series acompasadas por pitón derecho. Por el pitón izquierdo, cuajó y deletreó muletazos con profundidad, con clase y temple de principio a fin. Variedad ante la emotividad del de Torreón de Cañas, dejó Joselito Adame que cerró con ajustadas manoletinas para rubricar con una gran estocada. El toro fue aplaudido en el arrastre; el juez de plaza concedió una oreja pese a la fuerte petición del segundo trofeo.
Con el segundo de su lote, de nombre “Teólogo”, de 550 kilos, Joselito Adame terminó por imponerse. En los primeros pasajes, el de Torreón de Cañas salía suelto, y Adame, estando en el sitio y llevándolo con técnica y oficio, ha extraído series acompasadas, con transmisión y firmeza, yendo de menos a más. La faena tuvo mérito y valía, mandando el diestro en todo momento, pues el toro siempre buscó esa salida hacia las tablas. Pesado con el acero, se retiró entre palmas, escuchando antes un aviso.

Ficha: Primera corrida de la Feria Internacional del Caballo de Texcoco.
En la plaza de toros “Silverio Pérez”, en tarde fresca y con viento, se lidiaron toros de la ganadería de Santoyo y Fernando de la Mora (rejones), además de Torreón de Cañas para los toreros de pie; bien presentados y de juego variado, destacando el primero que fue de arrastre lento. Guillermo Hermoso de Mendoza, silencio y palmas; Joselito Adame, oreja con petición, y palmas tras aviso, y Sergio Flores palmas en su lote.