El DIF Estatal ampliará su estructura orgánica y contará con una Procuraduría de Protección de los Adultos Mayores, para dar atención especializada a personas en situación de riesgo y abandono.

Además, fomentará el respeto a los derechos de este creciente segmento de población, ejerciendo una serie de atribuciones tendientes a procurarles calidad de vida, seguridad y atención integral.

Entre ellas, velar por la protección física de los adultos mayores para que quienes se encuentren en desamparo o sean víctimas de violencia tengan un lugar seguro donde vivir; así como promover, difundir acciones y programas de atención a favor de este sector.

La creación de este órgano quedó aprobada ayer al seno de la Comisión de Desarrollo Social del Congreso del Estado, mediante el aval a iniciativas de reformas a diversas leyes como la del Sistema Estatal de Asistencia e Integración Familiar.

La iniciativa también impacta los textos de la ley que regula la Protección Especial de los Adultos Mayores, y el ordenamiento de Integración Social y Productiva de Personas con Discapacidad.

Todo ello sostuvo el diputado Salvador Pérez Sánchez, en aras de dar atención integral a un grupo de población cuyo crecimiento es sostenido en número, pero también en necesidades.

Las reformas también contemplan fomentar el ejercicio de los derechos humanos de las personas con discapacidad, dentro del marco del respeto, igualdad y equiparación de oportunidades.

Esto, eliminando barreras físicas y sociales para la inclusión de las personas adultas mayores a las diferentes actividades de carácter social, familiar, cultural, laboral educativo y deportivo.

El dictamen aprobado por lo legisladores integrantes de dicha comisión, puntualiza que la Procuraduría de Protección de las Personas Adultas Mayores operará con personal y recursos del DIF Estatal.