Dulce Soto
Agencia Reforma

Los besos son la principal fuente de contagio del Herpes Simple Tipo 1, virus que causa fuegos labiales, úlceras o ámpulas, afirmó Susana Canalizo Almeida, especialista de la Fundación Mexicana para la Dermatología.
“En algún momento de la vida algunas personas han padecido herpes simple por los fuegos labiales o por transmisión sexual, y justamente son los besos la principal fuente de contagio”, aseguró en un comunicado.
La dermatóloga explicó que esta infección viral también puede transmitirse por el contacto piel a piel, al compartir cubiertos, rastrillos o toallas y, si se practica sexo oral, puede extenderse y causar herpes genital.
Detalló que hasta el 40 por ciento de la población mexicana padece esta enfermedad, la cual es la sexta causa de consulta dermatológica, debido a sus manifestaciones en la piel.
Una vez contraído el virus, se tendrá para siempre, aunque no se presente ningún síntoma, pues puede activarse en cualquier momento y causar brotes cuatro o cinco veces al año, señaló.
La dermatóloga sostuvo que el frío, el sol y el estrés son factores que pueden reactivar el virus.
“Aunque es un virus que se diagnostica fácilmente, es incurable. Existen antivirales que alivian los síntomas y ayudan a reducir la duración de las crisis. Las lesiones suelen aparecer en el mismo lugar cada vez que se reactiva la enfermedad”, indicó.
El herpes simple se manifiesta como úlceras en la boca o a su alrededor, con sensación de hormigueo, picor o quemazón, y son dolorosas, describió.
Aunque surge más en los labios, a veces puede aparecer en la nariz, mejillas, dedos y dentro de la boca, sobre las encías o en el paladar duro.
“Otras áreas del cuerpo propensas a infectarse son aquellas donde la piel está cortada, quemada, irritada, con salpullido u otras heridas graves”, advirtió.
Para prevenir el contagio, la dermatóloga recomendó evitar los besos y el contacto directo con la piel de las personas que tengan un herpes labial activo y no compartir alimentos o bebidas.
Tras tocarse la lesión, sugirió no tocar otras partes del cuerpo, pues los ojos y los genitales son sensibles a la diseminación del virus, por lo que se debe lavar las manos antes de tocar a otra persona.
Si el virus está activo, debe abstenerse de besar o realizar sexo oral, así como evitar el contacto con niños o personas con cáncer, VIH o trasplantadas, ya que en ellas la infección puede ser más grave.
La especialista subrayó que usar remedios caseros o tratamientos de dudosa procedencia para tratar el herpes puede generar complicaciones y retardar el proceso de curación de las lesiones.

¡Participa con tu opinión!