José de Jesús López de Lara

Daños materiales por más de un millón de pesos dejó un impresionante incendio registrado el jueves por la noche, en una bodega de ajo que se ubica en el municipio de Tepezalá. No se reportaron personas lesionadas o intoxicadas, aunque la pérdida fue total pues la finca colapso y se desplomó, acabando con todo lo que había en el interior.
Fue aproximadamente a las 19:43 horas de antier cuando en el teléfono de emergencia 911 se reportó que estaba registrándose un fuerte incendio en una bodega de ajo con razón social “Ajos Califa”, ubicada en la calle Ricardo Flores Magón, en el poblado de San Antonio, municipio de Tepezalá.
Hasta ese lugar llegaron policías preventivos de Tepezalá y policías estatales, quienes confirmaron que ya todos los trabajadores habían sido evacuados.
Pero debido a la magnitud del siniestro, acudieron Bomberos Estatales y Bomberos Municipales de Pabellón de Arteaga y Rincón de Romos, además de personal de Protección Civil Estatal y Municipal, quienes se dieron a la tarea de tratar de controlar y sofocar las llamas, las cuales alcanzaban más de 9 metros de altura.
Debido a que el fuego había alcanzado en su totalidad toda la bodega, en determinado momento la estructura colapsó, lo que dificultó aún más las labores de combate. Fue hasta casi las 10 de la noche cuando finalmente el siniestro quedó controlado y sofocado.
Sin embargo, el fuego consumió en su totalidad gran cantidad de cajas de plástico que contenían toneladas de ajo, así como un sistema de bandas de transportación y selección; lavadoras, montacargas, herramienta y equipo para su procesamiento.
El propietario de la bodega de nombre Armando Erick, valuó los daños materiales en más de un millón de pesos, sin que hasta el momento se pudieran establecer las posibles causas que generaron el siniestro.