El Heraldo de Aguascalientes

Consulta a tu médico

Por: Graciela Lozano

A lo largo de todo el año, las alergias están presentes, pero durante la temporada otoño-invierno aumentan por la polinización, la humedad en el ambiente, la reproducción de ácaros de polvo y los cambios de clima.
Es necesario que la población se informe acerca de las enfermedades causadas por las alergias, que son: la rinitis, conjuntivitis, dermatitis atópica y asma.
Incrementar el consumo de cítricos es una buena opción, además de evitar cambios bruscos de temperatura y extremar la higiene en el hogar.
El otoño e invierno pueden ser las temporadas más temidas por personas alérgicas a los mohos, ya que las lluvias y la humedad se convierten en caldo de cultivo de esporas de mohos que aumentan su circulación no sólo en el ambiente, sino al interior de las viviendas.
Los mohos y hongos necesitan de altos niveles de humedad, pues el agua los ayuda a reproducirse, así como la poca cantidad de luz del sol; por ello, las horas de la madrugada son ideales para la multiplicación de esporas causando con mayor intensidad los síntomas por la noche.
Dichos síntomas suelen despertar por la madrugada a la persona que padece esta alergia, presentando nariz congestionada, inflamación de las membranas y líquido nasal.
Principalmente en los niños, ésta puede ser una situación muy incómoda, pues la falta de sueño y del descano que el infante necesita puede llegar a afectar su desempeño diario, pero sobre todo, la respiración por la boca es perjudicial, ya que el aire que llega a los pulmones no está entibiado y humedecido como cuando la respiración es a través de la nariz, y en niños alérgicos puede incrementar la presencia de infecciones de la garganta, sinusitis, adenoides y gripes.
Para preservar la salud en la temporada otoño-invierno y no desarrollar reacciones alérgicas que al paso del tiempo pueden desencadenar problemas mayores, se recomienda estar atentos en la humedad del hogar, el cual debe estar ventilado con puertas y ventanas abiertas que permitan la expulsión de esporas y ácaros.
Asimismo, es necesario impedir la entrada de animales domésticos al hogar, además de recubrir colchones y almohadas con forros contra los ácaros del polvo, extremar la limpieza, lavar la ropa de cama con frecuencia, lavar también los muñecos de peluche con agua caliente, por lo menos cada dos semanas, utilizar aspiradoras con el filtro adecuado, evitar los artículos decorativos que atraigan el polvo y limitar las plantas en el interior.
Seguramente con estos consejos, usted podrá tener una mejor salud en esta temporada, cuando las alergias están a la orden del día.