El director de educación superior del IEA, Américo Colón Villán, anunció la construcción de una Villa Universitaria en la Tecnológica de Calvillo, que constará de dormitorios para cien estudiantes que a diario se movilizan de municipios aledaños y que invierten muchos recursos en transporte, a fin de acudir a su formación profesional.

Los recursos para esta infraestructura educativa provendrán de una asociación civil europea, en concreto de Holanda, y comenzará a funcionar en un periodo de ocho a diez meses, adelantó.

En entrevista con El Heraldo, el funcionario señaló que la matrícula actual en la Universidad Tecnológica de Calvillo asciende a 700 estudiantes, quienes provienen de esa cabecera municipal, así como de la capital, de San José de Gracia y de la zona aledaña de Jalisco y Zacatecas.

Precisó que este proyecto se podrá cristalizar gracias al apoyo de empresarios holandeses que aportan recursos a instituciones que ofrecen servicio social a la comunidad.

Desde hace tiempo, la Universidad Tecnológica de Calvillo vive una situación problemática porque muchos de sus estudiantes provienen de Zacatecas y Jalisco, motivo por el cual viajar todos los días les representa un gasto económico elevado. Algunos invierten entre 120 y 150 pesos diarios, donde varios de ellos no ganan eso en sus casas.

Se sabe que varios estudiantes pagan el transporte, pero no tienen dinero para pagarse alimentos u otras cosas.

La Villa Universitaria se construirá mediante contenedores marinos que miden cuatro metros de ancho por 12 de largo, los cuales son utilizados por empresas transnacionales para movilizar sus mercancías entre países, pero cuando llegan a territorio mexicano, aquí son abandonados.

Esos contenedores marinos se convertirán en sencillas habitaciones, con ventanas y puertas, formando departamentos estudiantiles que acogerán a 100 estudiantes. Y en cada contenedor podrán habitar dos o tres jóvenes.

Finalmente, Américo Colón precisó que estos contenedores de metal recibirán una atención especial aislante para que sean habitables tanto en climas de calor como de frío. Cada contenedor tendría un espacio dormitorio con literas, una zona de estudio descanso con sala de estar, una cocineta y servicios sanitarios. La energía eléctrica provendría de paneles solares.