Tras lamentar que la violencia se extiende de manera alarmante, el presbítero Carlos Alberto Alvarado Quezada, se unió a las condolencias de la Conferencia del Episcopado Mexicano. Expresó su profundo dolor y consternación por el lamentable fallecimiento de los sacerdotes Iván Añorve Jaimes, perteneciente al presbiterio de la Arquidiócesis de Acapulco y Germaín Muñiz García, de la diócesis de Chilpancingo Chilapa, quienes fueron asesinados, así como por las personas que fueron heridas en este ataque.
Alvarado Quezada se unió a la pena que embarga a Moneñor Leopoldo González González, arzobispo de Acapulco y Monseñor Salvador Rangel Mendoza, obispo de Chilpancingo Chilapa, a los presbiterios y comunidades diocesanas, ante esta pérdida.
“Nos unimos al dolor de los familiares y ponemos en nuestras plegarias, la pronta recuperación de quienes resultaron heridos en este acto de violencia y a quienes son víctimas de estos hechos a diario en nuestra patria”.
El vocero de la diócesis externó su confianza en las autoridades, para que se actúe conforme a la ley, y se esclarezcan los asesinatos de los sacerdotes y de todas las personas que claman justicia al tiempo que exhortó: “seamos constructores de paz, ya basta de tanta violencia, de tantas víctimas inocentes”.
Alvarado Quezada sentenció que deben esclarecerse estos crímenes y los de tantas personas, asesinadas, secuestras, violentadas, cuyos familiares claman justicia. Consideró que las corporaciones policíacas y las autoridades del ramo, están obligadas a retomar estrategias, para dar seguridad a la población en materia de prevención y en su caso, esclarecimiento de delitos.
Dejó en claro que la Iglesia, no sólo pide justicia por los sacerdotes agraviados, sino por toda persona que ha sido blanco de la delincuencia, ya que tan importante es la vida de cualquier miembro de la sociedad, como de un sacerdote, todos son hijos de Dios.
“Los criminales ya no respetan a nadie, y así como la autoridad está obligada a brindar mayor seguridad, nosotros en lo personal, debemos extremar precauciones y ser más cautelosos”, recomendó.