De acuerdo con la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera (ENIF 2018), en México solamente el 15.2% de la población ahorra de manera formal, el 31.4% lo hace de manera informal, 31.9% ahorra de las dos formas y el 21.5% no ahorra de ninguna manera, informó el titular de la unidad de atención a usuarios de la Condusef, Ignacio Villanueva Chávez.
La recomendación general es guardar una parte fija, no importa si son 10, 20 o 50 pesos o bien el 10% o 15% del sueldo. Lo importante es que sea una cantidad fija dentro del presupuesto. Tomar en cuenta que ahorrar no es solamente guardar lo que sobra al final de la quincena.
“En estos tiempos es indispensable ahorrar y ello significa guardar una parte de los ingresos hoy para utilizarlos a futuro, es necesario prever y prepararse a posibles riesgos para evitar desembolsos mayores. Debe acabarse la frase que comúnmente se escucha en México: ‘con lo que gano no me alcanza para ahorrar’”.
Sin embargo, la labor de la educación financiera es derribar esas barreras para lograr que las personas sepan administrar su dinero y enseñarles que el ahorro es más que una cuestión de ingresos, sino un hábito.
Para comenzar a generar el hábito, expresó, se deben establecer metas a corto, mediano o largo plazo, que sean realistas y alcanzables, por ejemplo: comprar unos tenis, cambiar de computadora, ir de vacaciones, dar el enganche de un automóvil.
Para ello se debe investigar cuánto se necesitará para alcanzar la meta; calcular la cantidad y el tiempo necesario que se deberá ahorrar. Realizar un presupuesto para saber la capacidad de ahorro, sin que éste desequilibre los gastos cotidianos.
A la par, recomendó que se debiera generar un fondo de ahorro para emergencias. Este proceso podría ser un poco más complicado pero es muy importante contar con uno. La idea de un fondo radica en que hará sentir más tranquilo en caso de un imprevisto, el cual puede ser: una cirugía, enfermedad o incluso, si te quedas sin trabajo. Lo recomendable es contar con al menos tres meses de lo que gastas al mes.
“También es importante que se pueda disponer de este dinero en el momento que se necesite, por ello, se sugiere guardarlo en una cuenta de depósito básica (que no cobra comisiones) para que se pueda retirar cuando se desee”, concluyó.