Sin tratado de libre comercio los fabricantes asiáticos de automóviles conquistan el mercado mexicano.
Los vehículos fabricados en Japón, Corea del Sur y China están ganando terreno gracias a la demanda de los consumidores nacionales y las facilidades para importarlos.
El continente asiático provee el 51 por ciento de los autos importados que se venden en el País, equivalente a unas 808 mil unidades, según datos a noviembre de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz.
En el País también circulan modelos fabricados en China de las marcas BAIC y JAC, sin embargo, debido a que no pertenecen a las asociaciones automotrices mexicanas, no entregan datos de su participación en el mercado.
La cifra en su conjunto supera a los 142 mil 360 vehículos provenientes de Estados Unidos y Canadá, socios del TLC.
“En el momento de adquirir un vehículo, para el consumidor da igual dónde se fabrique el modelo porque ellos saben que la marca es suficiente respaldo”, dijo Horacio Chávez, presidente de Kia, empresa de Corea del Sur.