De acuerdo con una encuesta de opinión, el 42% de los adultos manifestó que su ingreso mensual no fue suficiente para cubrir los gastos, mucho menos sus deudas; por ello, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de los Servicios Financieros (Condusef) recomienda utilizar la estrategia del “Acelerador de Pagos” a través del Buró de Entidades Financieras (BEF).
Ignacio Villanueva Chávez, subdelegado de la Condusef, señaló que este año se debe actuar con el pie derecho, y si las deudas pueden representar una carga muy pesada para el bolsillo, el “Acelerador de Pagos” es una herramienta que permite establecer la estrategia para la eliminación de los compromisos financieros pendientes.
· PRIMERO, EL PRESUPUESTO. Para ello no se deben dejar pasar más las quincenas y realizar un presupuesto. Eso permitirá conocer la distribución del ingreso; es decir, identificar cuánto dinero se necesita para satisfacer las necesidades básicas como comprar alimentos, pagar la renta o servicios, transporte. Así se sabrá cuál es la capacidad de pago para eliminar las deudas contraídas.
· PRIORIZAR DEUDAS. Enseguida se deben enfrentar las deudas, saber cuántas son en total y lo que se debe pagar por cada una lo más pronto posible. El BEF recomienda que se ordenen en función del tiempo que se tardará en liquidarlas y el monto; hacer una lista de mayor a menor.
· VAMOS POR PARTES. Una vez que se identifique la capacidad de pago y se ordenen las deudas, se destina un monto mayor al pago de la primera deuda que se quiere liquidar en un menor tiempo -paga más del mínimo que se requiere-. Una vez que se haya liquidado la primera, el monto que se pagaba en la primera aplícala en la segunda y así sucesivamente en cada una de las deudas.
· LA MIRADA EN LA META. Enseguida hay que definir durante cuánto tiempo aplicarás esta estrategia para salir del bache financiero y cumplir el objetivo establecido, por ejemplo: en un año liquidaré las promociones a meses que contraté. Realízalo, no cambies de plan.
Por otro lado, Villanueva Chávez explicó que en determinados casos una opción es considerar la obtención de un crédito que permita eliminar esa deuda impagable, siempre y cuando se tenga bien definida la capacidad de pago y se tenga claro que es un empujón para salir del bache financiero.
Para ello hay que considerar el plazo del financiamiento, la tasa de interés, cuánto se pagaría y, principalmente, comparar en el Catálogo Nacional de Productos y Servicios Financieros (CNPSF) las distintas alternativas.