La fe mueve montañas y ello quedó de manifiesto en la realización del Congreso Apostólico Profético que organiza año con año la Iglesia Encuentro y Conexión, que en esta ocasión tuvo como lema “Disfrutando el Reino” y que se llevó a cabo en la Mega Velaria de la Expoplaza, donde se dieron cita cerca de 6 mil personas.
Al respecto, Arcelia Berenice García Cisneros, quien es servidora de la Iglesia Encuentro y Conexión, comentó que dicho Congreso estuvo dirigido para toda las familias, pero sobre todo para aquellas personas “que viven en la oscuridad con respecto a la voluntad de Dios” y que creen que solos pueden enfrentar todos los problemas que aquejan al mundo.
“Dios nos invita a traerle a Él, las heridas de la infancia, las experiencias pasadas, la amargura asegurada con los años; Dios es amor y a través de su Palabra es como aprendemos a amar”.
Destacó que a dicho Congreso llega gente lastimada por las heridas de la vida, pero Dios con su poder sanador a través del Señor Jesucristo es quien cura esas contusiones, porque es el mismo de ayer, de hoy y de toda la eternidad.
“Viene gente enferma y que llega a sanar, porque hay una parte en la Biblia que dice que nosotros como siervos e hijos de Dios, impongamos las manos sobre los enfermos y el que los sana se llama Jesucristo, no nosotros, nosotros no hacemos nada, el que sana y hace los milagros es Jesucristo, a través de la fe de las personas”.
Dicho evento contó con la presencia de importantes conferencistas que llevaron una palabra de aliento y esperanza a los asistentes, para que encuentren una luz dentro de la oscuridad en sus vidas y crean en Dios; y se llevaron a cabo también actividades diversas enfocadas a los niños para contribuir en su evangelización.