En exclusiva para El Heraldo, el coordinador de Movilidad, David Sánchez Padilla dejó en claro que con las nuevas obras para mejorar el transporte urbano, no se derribarán árboles en la Alameda, sólo se harán algunas podas; tampoco se tiene previsto expropiar fincas o terrenos, y en la avenidas en las que se desarrollará el nuevo Programa de Movilidad, de ser necesario se recurrirá a la compra de terrenos.

De entrada se tienen previstos nueve ejes de 119 kilómetros, que incluyen las principales vialidades.

Se dará prioridad al trasporte público, sobre las unidades privadas, para desalentar el uso de éstas últimas, toda vez que el estado, con 1.3 millones de habitantes, tiene una parque vehicular cercano a las 500 mil unidades, que se consideran demasiadas en relación a la extensión del estado y población.

Consideró que en la medida en que se tenga un transporte de calidad, la gente preferirá usarlo, por la seguridad y comodidad que ofrezca.

Habrá un carril confinado o de uso exclusivo, sólo para autobuses y vehículos de emergencia -patrullas, ambulancias, bomberos-; y uno preferente, para las unidades renovadas y usadas, que habrán de convivir con los vehículos particulares.

Se trata de camiones urbanos más accesibles, más incluyentes, con rampas que permitan el fácil manejo de carriolas, sillas de rueda.

Actualmente hay que subir tres escalones para entrar a la unidad, con el nuevo equipamiento, será uno solo y al tomarse desde la banqueta, ninguno.

En dos años, se renovarán 320 unidades, cuyo costo individual promedio va de 1.8 millones a 2.4 millones de pesos.

El funcionario reconoció que este ambicioso Programa de Movilidad, también incluye ciclovías y senderos para fomentar la caminata; necesariamente las obras generarán cierres de circulación en determinados tramos, por lo que pidió la comprensión para la ciudadanía, ya que se trata de acciones en su beneficio.

Sostuvo que la modernización del transporte público en Aguascalientes, será una realidad.