Ramón Estrada
Agencia Reforma

El milagro para la afición del Guadalajara no llegó y Matías Almeyda confirmó su separación de las Chivas.
“Mi ilusión era seguir, era jugar el Mundial de Clubes, pero cuando las cosas no se dan como uno cree, es mejor tener dignidad”, dijo Almeyda en conferencia.
“La despedida con los jugadores fue muy triste, porque fue extraño terminar así, sin poder seguir juntos”.
El argentino llegó sin flechas dirigidas hacia nadie en el inicio, ni al principal factor de la ruptura, aunque mencionó la desunión con el alto mando como un motivo para no seguir.
“Tampoco quiero hacer una despedida para lastimar y quedar como el bueno”, aseveró.
“Cuando comencé a ver que no había unión, vi que no debía estar más. Sería sólo quedarme para cobrar”.
Sobre el desgaste de relación con José Luis Higuera, director general de Omnilife y Chivas, el “Pelado” reveló que aconteció porque siempre le dio prioridad al diálogo y la paz.
El acuerdo para cancelar el contrato de 3 años que aún le restaban en el redil, no se ha finiquitado.
Mientras Almeyda hacía oficial su salida del Rebaño, Jorge Vergara, dueño del equipo, publicó un tuit de despedida:
“Por creer en el equipo cuando nadie creería que podrías, y por dejar huella en nuestra historia y en los pasos por venir. ¡Muchas garcias, Matías! Nos toca continuar, perfeccionar el futuro y resguardar lo que logramos juntos”.

También Gabriel de Anda

Francisco Gabriel de Anda dejará su cargo como director deportivo del Guadalajara, después de que no logró convencer a Almeyda de mantenerse como entrenador. Sólo 91 días duró su gestión, ya que ayer se despidió del plantel.
La restricción para no traer los refuerzos que solicitó Matías y el saber que a su espalda, la dirección administrativa ya negociaba rescindir el contrato de Almeyda, hicieron a Gabriel de Anda confesarse rebasado por la situación.