Tal y como se esperaba, el Monday Night Football fue todo un espectáculo, cerrando así de manera excelsa la semana 3 de la NFL. Steelers y Buccaneers se midieron en duelo ofensivo que estuvo lleno de emociones, además, ambos QB rompieron distintas marcas con sus impresionantes números. Al final, la diferencia fue corta en un encuentro que parecía resuelto en la primera mitad.
Apenas en el primer cuarto, Justin Evans interceptó a Ben Roethlisberger, este intercambio de balón le dio gran posición de campo a Tampa Bay que no desaprovechó la oportunidad, Ryan Fitzpatrick lanzó un pase corto de 4 yardas para Brate poniendo adelante a los locales. En la siguiente serie los Steelers contestaron con una impresionante jugada de Vance McDonald que tras recibir un pase corto, dejó cimbrado a un defensivo con un staff-arm increíble para escaparse 75 yardas y anotar. Los Steelers siguieron encendidos y aprovecharon un pase de 40 yardas a JuJu Smith-Schuster poniéndose adelante 9-6 con gol de campo de Boswell.
La defensiva logró un robo de balón cuando Artie Burns provocó un balón suelto que después sería transformado en un pase de anotación de Ben para Brown en una gran jugada del 84 demostrando su gran velocidad. Tras el gran inicio de la ofensiva, la defensiva de Pittsburgh apareció interceptando en tres ocasiones a Fitzpatrick, incluido un six-pick de Bud Dupree. Los Steelers se fueron 30-10 al medio tiempo con una cómoda ventaja para sorpresa de todos, luego de que Roethlisberger comandará una impresionante ofensiva en poco más de un minuto del primer medio que culminó en anotación de Switzer.
En el segundo medio las cosas se revirtieron, Fitzmagic se sobrepuso a las tres intercepciones teniendo una impresionante segunda mitad lanzando dos pases de anotación poniendo de regreso a Tampa 30-27, al final la defensa de los Steelers se cerró en el momento indicado evitando la remontada de los Bucs.
Ben Roethlisberger lanzó para más de 300 yardas con tres anotaciones y por primera vez en su carrera inicia con tres partidos consecutivos lanzando más de 300 yardas. Por otro lado, Fitzpatrick lanzó más de 400 yardas y se convirtió en el primer QB en la historia en comenzar con tres juegos consecutivos lanzando más de 400 yardas, escribiendo su nombre en letras doradas. Pittsburgh se pone con marca de 1-1-1 mientras que Tampa con marca de 2-1.