Los ajustes al presupuesto que sufrirá el Instituto Nacional Electoral a partir del próximo año, obligarán al órgano a tomar una serie de medidas emergentes que permitan sacar adelante los procesos electorales que se avecinan. Entre las disposiciones, sobresale la suspensión de las mejoras en módulos de atención y la demora en la actualización de la plataforma digital encargada de monitorear tiempos oficiales de partidos políticos en medios electrónicos.

El integrante del Consejo General del INE, Jaime Rivera Velázquez, aclaró que esas medidas no afectarán para nada el inicio de los procesos electorales locales de Hidalgo y Coahuila, respectivamente, así como el federal 2020-2021 que iniciará en septiembre próximo. Agregó que en este año, se tenía previsto el acondicionamiento de algunos módulos de atención ciudadana, sin embargo, no todos serán mejorados.

La toma de protesta de los Consejeros Electorales, quienes nombran a su vez a los Consejeros Distritales, será aplazando lo más que se pueda «para tener ahorros durante algunas quincenas», explicó el consejero nacional en entrevista con El Heraldo. El monitoreo de spots publicitarios a los partidos políticos, como se hace actualmente durante las 24 horas los 365 días del año también está en riesgo, luego de que las medidas de austeridad no permitirán que se pueda actualizar su plataforma digital. A pesar de ello, Rivera Velázquez precisó que la planeación de las elecciones que se avecinan, así como la actualización del padrón electoral y la emisión de las credenciales de votar -que para el próximo año se estima alcancen los 16 millones de plásticos- no corren riesgo alguno.

«Vamos a comprimir el gasto en aquello que no afecte ninguna de las funciones esenciales. El INE no sacrificará trabajos prioritarios, seguirá trabajando para servir a los ciudadanos» Jaime Rivera Velázquez