Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-P ara que un lugar sea nombrado Pueblo Mágico debe cumplir con ciertas características, entre ellas contar con como atractivos simbólicos y tener herencia histórica y cultural. Desde este mes, México tiene 10 más.

1. Melchor Múzquiz, Coahuila
Tiene su nombre actual desde 1832 en honor a Melchor Múzquiz, quien nació ahí y era Presidente de México ese año. Anteriormente se llamaba Santa Rosa, en honor a la primera santa canonizada en América. A ella está dedicada una iglesia de cantera de estilo barroco, frente a la plaza principal.
En abril, Múzquiz tiene una exposición ganadera y una cabalgata en la que participan más de mil personas.
¿Qué visitar? El Museo Histórico, abierto en 1985, que muestra colecciones arqueológicas y minerales.
La reserva de El Nacimiento (a 35 kilómetros), un zona de 7 mil hectáreas donde viven los kikapúes mexicanos y los mascogos, grupos que llegaron de Estados Unidos en el siglo 19.
Ubicación: a 350 kilómetros al norte de Saltillo.

2. Nombre de Dios, Durango
Es conocido por la presencia que tuvo de misioneros, como Fray Jerónimo de Mendoza, quien realizó la primera misa en Durango, en 1555. Él también construyó el primer templo y convento en honor de San Francisco, que luego fue derribado por sus malas condiciones y reemplazado por otro.
La región es conocida por su mezcal, ya que los campos cercanos producen abundante maguey.
¿Qué visitar? El actual ex convento de San Francisco, ahora en ruinas, que fue elaborado con adobe en el siglo 18.
La iglesia de Jesús Nazareno, creada hace más de 400 años por indígenas purépechas.
El Saltito, con cascadas de hasta 20 metros de altura.
Ubicación: a 65 kilómetros al sureste de la ciudad de Durango.

3. Comonfort, Guanajuato
Originalmente tenía un nombre purépecha: Chamacuero. Desde 1874 lleva el nombre actual en honor al ex Presidente Ignacio Comonfort, quien fue asesinado cerca de este lugar. La zona es conocida por sus artesanías de piedra volcánica, como molcajetes y metates.
Una de las celebraciones más importantes es la Fiesta de los Gremios, que dura nueve días y en la que participan grupos de campesinos, albañiles y comerciantes, entre otros.
¿Qué visitar? La Parroquia de San Francisco, con altares de madera muy elaborada. Su historia se remonta al siglo 16 .
El Museo Casa del Dr. Luis Mora, residencia del político durante su infancia. Exhibe textos y objetos arqueológicos relacionados con la historia del pueblo.
Ubicación: a 30 kilómetros al norte de Celaya.

4. Zimapán, Hidalgo
La zona tiene origen minero. En 1632, un indígena de nombre Lorenzo Labra descubrió la mina Lomo de Toro, que produjo plomo durante 200 años.
¿Qué visitar? La Parroquia de San Juan Bautista, uno de los edificios barrocos más importantes de la Sierra Gorda. Su construcción fue iniciada por los franciscanos en el siglo 16 y terminada por los agustinos en 1822.
El Parque El Sabino aloja un centenario ciprés, de los más viejos del país.
La presa Zimapán, en el Cañón del Infiernillo, permite pasear en lancha o lanzarse por una tirolesa.
El Rancho El Saucillo, con artículos prehispánicos que se exhiben en el museo comunitario.
Ubicación: a 145 kilómetros al noroeste de Pachuca y a 150 kilómetros al este de la ciudad de Querétaro.

5. Tlaquepaque, Jalisco
Habitado por indígenas tonaltecas en la época prehispánica, es conocido por sus artesanías, muebles y comida. Entre las tradiciones artesanales de Tlaquepaque se encuentran la alfarería en sus ramas como el vidrio soplado y estirado, así como productos en papel maché o hilados.
¿Qué visitar? El Parián, una conocida plaza techada con restaurantes y cantinas.
La Parroquia de San Pedro Tlaquepaque incluye elementos barrocos, romanos y bizantinos.
Ubicación: A menos de 15 kilómetros al este del centro de Guadalajara.

6. Compostela, Nayarit
Su nombre significa “campo de estrellas” y fue fundada en la década de 1530, fue la primera capital de la entonces Nueva Galicia. Destacan sus edificios coloniales.
En julio se celebra el Día de Santiago Apóstol, en el que se hacen recorridos a caballo por la región. Otra celebración anual es el Día del Señor de la Misericordia, realizada por primera vez en 1850 como agradecimiento por haberse librado de la epidemia de cólera morbus. Durante este festejo los cuatros barrios de la región celebran con fuegos artificiales, bailes y carros alegóricos.
¿Qué visitar? La Catedral del siglo 16. En el interior está el Señor de la Misericordia, un Cristo de tamaño natural.
El Museo de Historia y Arqueología tiene piezas de cerámica y metal, así como mapas, fotografías y armas que siguen la historia de la zona.
Ubicación: a 40 kilómetros al sur de Tepic.

7. Amealco de Bonfil, Querétaro
Su nombre proviene del náhuatl y significa “en los manantiales”, pues este Pueblo Mágico se encuentra entre bosques y lagunas. La región ofrece oportunidades para practicar actividades al aire libre como rapel, ciclismo de montaña y campismo.
La Feria Anual conmemora el aniversario de la fundación de esta ciudad, a finales de abril y principios de mayo. Incluye actividades como una muestra de artesanías, un espectáculo de charrería y un baile de gala.
¿Qué visitar? La Parroquia de Santa María Amealco, construida a finales del siglo 19 y principios del 20. Su campana, llamada Consagrada, es notable por la claridad de su sonido.
El hotel Misión La Muralla es un hotel temático que recrea los tiempos de la Revolución Mexicana.
Ubicación: a 65 kilómetros al sur de la ciudad de Querétaro.

8. Aquismón, San Luis Potosí
Está localizado en la Huasteca Potosina. Hay información de que Hernán Cortés estuvo en este lugar.
¿Qué visitar? El templo de San Miguel Arcángel, cuya fiesta se celebra el 29 de septiembre.
A 15 kilómetros al oeste está el Sótano de las Golondrinas, un profundo abismo de 60 metros de diámetro en el que viven miles de aves que salen cada mañana y regresar al atardecer. En esta zona se encuentran ruinas arqueológicas y se puede realizar rapel.
La Cascada de Tamul, que es la más grande del Estado con una caída de 105 metros de altura.
Ubicación: a 55 kilómetros al sur de Ciudad Valles y a 40 kilómetros al norte de Xilitla.

9. Bustamante, Nuevo León
Fue fundado en 1686 por tlaxcaltecas, quienes llegaron ahí debido al interés del los españoles en la minería. Antes tenía el nombre San Miguel de Aguayo de la Nueva Tlaxcala. Destaca el pan artesanal que se prepara en esta zona.
¿Qué visitar? Las Grutas de Bustamante, en la Sierra de Gomas, que fueron descubiertas en 1906.
El sitio arqueológico de Chiquihuitillos tiene pinturas rupestres.
El Museo de la Memoria Viva tiene como sede un edificio del siglo 19 que antes era mercado.
Ubicación: a 100 kilómetros al norte de Monterrey.

10. Guadalupe, Zacatecas
Es conocido por sus construcciones de estilo barroco. Desde 2002 se lleva a cabo ahí cada año el Festival Barroco, que incluye talleres, conciertos, representaciones teatrales y actividades gastronómicas.
¿Qué visitar? El Museo de Guadalupe exhibe piezas artísticas del virreinato. Ocupa el espacio que en el siglo 18 fue del Colegio de Propaganda Fide de Nuestra Señora de Guadalupe. Su la capilla de Nápoles tiene elementos tanto barrocos como neoclásicos.
En el Centro Platero se puede ver la creación de piezas de joyería.
En Tacoaleche hay presencia de peregrinos en el Santuario del Niño de las Palomitas, a quien se le atribuye la sanación de una mujer.
Ubicación: a 10 kilómetros al este del centro de la ciudad de Zacatecas.