El elevado costo de la energía eléctrica, ahoga a los ayuntamientos y propicia que el suministro del agua potable sea más caro, en perjuicio de la población; las facturas que emite la CFE, este año, incrementaron un 30%, en tanto la inflación no llega al 5%.

Ayer, en sesión de la Comisión de Recursos Hidráulicos del Congreso, la presidenta, Patricia García García, advirtió que esta situación afecta el funcionamiento de los organismos operadores del servicio de agua en los municipios.

Expuso que los altos costos en los procesos de extracción del vital líquido, necesariamente repercuten en un incremento considerable en el cobro a usuarios por este servicio.

Los que más sufren esta situación, son Asientos, Tepezalá, Cosío, El Llano, San José de Gracia, Rincón de Romos, Pabellón de Arteaga y San Francisco de los Romo, debido también a la falta de infraestructura hídrica.

Recordó que en sesión plenaria, se aprobó el Punto de Acuerdo que planteó su homólogo Jorge Saucedo Gaytán, y el Congreso del Estado exhortó a la Secretaría de Energía y a la Comisión Federal de Electricidad, a implementar programas de energías renovables que permitan la reducción en las tarifas eléctricas para los organismos que se encargan del suministro y monitoreo del servicio de agua potable en los municipios, pero a la fecha no hay respuesta.

Por su parte, el representante del organismo operador de Pabellón de Arteaga, dijo que debido a este problema se afecta la recaudación por el cobro de este servicio, ya que en la medida en que los recibos son más altos muchas familias no pueden pagarlos, registrándose una cartera vencida de 23 millones de pesos, situación similar que se presenta en otras demarcaciones.

Los representantes de los organismos operadores de los ocho municipios antes mencionados, señalaron que existe una norma federal que ahora los obliga a monitorear la calidad del agua y darle el tratamiento debido, por lo que se ven en la necesidad de adquirir hipoclorito, sustancia que sirve para potabilizar el agua y el precio de esta sustancia es alto.

Manifestaron su preocupación por que además de no contar con recursos suficientes para adquirirlo, éste requiere de almacenamiento en lugares especiales y acondicionados para conservarse en buenas condiciones.

En la sesión se acordó analizar los planteamientos y la problemática que enfrentan estos municipios en particular, con el objeto de construir una alternativa de posible solución, de manera conjunta con el Ejecutivo Estatal.