Una familia fue víctima de un intento de extorsión, que logró ser frustrada por policías preventivos de Aguascalientes y evitó el pago del dinero solicitado por los delincuentes.
Fue el pasado viernes cuando se reportó en el C-4 Municipal, que desde hace varias horas no aparecían una mujer de nombre Gabriela, de 23 años, con domicilio en la colonia Trojes de Alonso; así como sus dos hijos Arendy, de 3 años y Axel, de 5 años.
El temor entre sus familiares comenzó a incrementarse, cuando comenzaron a recibir llamadas telefónicas donde les decían que los tenían secuestrados, al tiempo que solicitaban una fuerte suma de dinero a cambio de volverlos a ver vivos.
De inmediato la SSPM implementó un operativo de rastreo en plazas, centros comerciales, parques, hoteles, iglesias, y centros de diversión, ya que es común que los extorsionadores obliguen a sus víctimas a esconderse en esos lugares mientras logran su objetivo.
Minutos después el operativo tuvo éxito, cuando policías preventivos del Destacamento “Pocitos” localizaron a la mujer y a sus hijos en el Centro Comercial “Plaza Universidad”.
Una vez que se confirmó que se trataba de una extorsión telefónica, la mujer y los niños fueron trasladados con sus familiares, a quienes se les informó sobre la forma de proceder en este tipo de situaciones.