Nada justifica ni puede explicar el maltrato a los menores; se trata de uno de los grupos de población más indefensos y aquellos adultos que los lastimen e incluso los que no los defiendan, son sujetos de sanciones civiles y también penales, advirtió el magistrado Juan Manuel Ponce Sánchez.

El presidente del Poder Judicial del Estado, dejó en claro que tolerar, ocultar y no ver por los hijos menores de edad cuando éstos son víctimas de maltrato o abandono por terceras personas, es motivo para que el peso de la ley caiga sobre el que no ejerce una paternidad responsable.

“Privarles de la vida no es homicidio doloso cualquiera, sino que lleva como agravante no haber visto por su cuidado y sano desarrollo, por su bienestar y felicidad y puede ser sancionado por penas máximas de hasta cincuenta años de cárcel”, agregó.

En entrevista, lamentó que hay mucha gente, incluyendo padres de familia, a la que se le hace fácil asumir conductas que ponen en riesgo o peligro a los menores e incluso llegar a afectar su salud, adecuada formación o desarrollo físico y mental.

Esos son motivos suficientes para que pierda la patria potestad o la guardia y custodia del menor, según la gravedad de la situación; pero si un padre o madre los lastiman, la responsabilidad es mayor y debe trascender a tribunales penales.

En ese sentido, consideró fundamental que los padres sepan que su responsabilidad con los hijos es real, y cuando un menor es lastimado o muerto por quien debería protegerlo al tenerlo a su cuidado, puede alcanzar la sanción máxima de cárcel.

“Todo ello está en ley, sin embargo, lo que debemos hacer socialmente es tener conciencia de que los menores de edad son los más indefensos en una relación y por eso la norma establece derechos que deben ser respetados. Es prehistoria creer que a los niños se les corrige con golpes, no hay tal derecho y la ley prevé claramente que cualquier daño infligido a un menor, es motivo de sanción contra el mayor”.

Ponce Sánchez recalcó que los padres son los primeros que tienen que preocuparse por el buen desarrollo del hijo, su bienestar, salud física y mental, porque “para eso los traemos al mundo, para cuidarlos y asumir la responsabilidad por ellos”, acotó.

Finalmente, destacó que en juicio de pérdida de patria potestad las dos principales causas para proceder en consecuencia son el maltrato y abandono de los hijos.

¡Participa con tu opinión!