Si hay un rival que se le complica a Necaxa en cualquier inmueble son las Chivas. Desde que los Rayos regresaron a primera división se han visto la cara en seis ocasiones y nunca han podido vencer al Rebaño en ningún encuentro sacando cuatro empates y dos derrotas. A esta estadística se le suma el curioso dato de que Chivas tiene paso perfecto cuando juega de local en este arranque de campeonato mientras que Necaxa tiene paso imperfecto de puras derrotas cuando juegan de visitantes, una tendencia que buscarán romper hoy a las 17:00 horas cuando visiten a Chivas en el cierre de la jornada.
Con dos goles de Maxi Salas y uno más de Mauro Quiroga los Rayos dieron la mayor sorpresa de lo que va en el Apertura 2019 quitándole lo invicto a Santos que tenían paso perfecto hasta su visita al Victoria. Gracias a este triunfo el equipo sumó en confianza además de demostrar buen futbol y mucha profundidad al ataque sobre todo en el contragolpe. Los refuerzos han ido tomando ritmo hasta el punto en el que comienzan a demostrar sus mejores cualidades; tanto Salas como Quiroga pelean todas las pelotas arriba siendo peligrosos en todo momento mientras que Baeza y Delgado se mueven por el mediocampo en busca de crear jugadas de gol. Necaxa ha ido de menos a más en el torneo y hoy buscarán hacer un mejor papel de visitantes cosa que les ha costado tras sumar derrotas ante Pumas y Tigres dando malos partidos.
Contrastando con el mal momento que vive Necaxa cuando juegan de visita, las Chivas han tenido un buen arranque como locales venciendo a Tigres y Atlético San Luis sumando cinco anotaciones sin recibir gol. Ostentan siete puntos que los mantiene en la parte media de la clasificación, algo que quieren cambiar con un triunfo que los catapulte a la parte importante. Su juego depende mucho de qué tan finos salgan futbolistas como Isaac Brizuela, Xavier López o Alan Pulido, si alguno no anda en forma parece que todo el funcionamiento se viene abajo. A diferencia de Necaxa que ha mostrado un nivel constante, Guadalajara es un equipo irregular que no se sabe cómo saldrá al campo. Hoy serán los obligados a ir al frente por jugar en casa, cosa que puede dejar desprotegida la defensa que si bien tiene buenos jugadores, no es la más rápida, algo que Salas puede explotar.
El pasado reciente tiene un dominio abrumador por parte de Chivas sumando cinco victorias y cinco empates en los últimos 10 compromisos, números que demuestran la paternidad rojiblanca sobre Necaxa. La última vez que los Rayos sacaron una victoria fue en el Clausura 2008 jugando en casa por la mínima diferencia, mientras que en el Apertura 2005 fue la última victoria como visitantes cuando lograron salir con la cabeza en alto por marcador de 2-1. Las rachas están para romperse y Necaxa tratará de sumar su primera victoria como visitante además de terminar con la hegemonía Chiva matando dos pájaros de un tiro, confirmando que pelearán por cosas importantes en este torneo.