Diego Martínez
Agencia Reforma

MINNEAPOLIS, Minnesota, EU.- El milagro de Tom Brady no llegó en esta ocasión, pero sí nació uno nuevo y Nick Foles fue el protagonista.
El quarterback de las Águilas de Filadelfia tuvo un juego de ensueño, tal y como fue toda su temporada, en la que entró de relevo al final de la misma por la lesión del titular Carson Wentz.
Foles lanzó para 373 yardas y tres pases de anotación, además hacer una recepción de touchdown, para comandar anoche a Filadelfia a una victoria, contra todo pronóstico, por 41-33 sobre los Patriotas de Nueva Inglaterra en el Súper Tazón LII.
Fue un juego parejo desde el arranque, en el que las ofensivas brillaron. Por puntos no se pudieron quejar los más de 67 mil 612 personas que se dieron cita en el U.S. Bank Stadium.
Tom Brady tuvo un juego de leyenda, con 505 yardas y tres anotaciones, pero no pudo conseguir ese anhelado sexto anillo de campeón.
En el cuarto periodo, con 2:16 por jugarse, Brady tomó el balón en segunda y dos. Se enfilaba a buscar un nuevo regreso, tal y como lo hizo el año pasado en el Súper Tazón LI ante los Halcones de Atlanta.
Sin embargo, la presión de la defensiva de las Águilas por fin hizo efecto y una captura de Brandon Graham provocó un balón suelto para acabar con las esperanzas de los Pats. No hubo otra captura en todo el duelo más que esa, a poco menos de dos minutos de finalizar el encuentro.
Además, fue un juego donde las decisiones de los coaches pesaron.
Con 5:39 en el último periodo y abajo en el marcador por un punto (33-32), Doug Pederson mandó a sus muchachos a jugársela en cuarta y uno. Foles le mandó un pase de dos yardas a Zach Ertz para hacer el primero y diez y de ahí dirigirse a las diagonales con la misma conexión para darle la vuelta al marcador.
La gente no podía creer lo que estaba viendo. Filadelfia se enfilaba a la que sería su primer victoria en un Súper Tazón, pues había caído antes en uno de ellos con los propios Pats. Fue el primer título de Águilas en la NFL desde 1960, cuando todavía no se jugaban partidos del Súper Domingo.
Al final, el muchacho de 29 años y quien vio con sólo 13 años a Brady ganar su primer trofeo Vince Lombardi por televisión le ganó la partida al legendario Brady, de 40 años.

¡Participa con tu opinión!