Por primera vez, un total de ciento cincuenta cámaras de videovigilancia comenzaron a ser interconectadas por los gobiernos Estatal y capitalino para mejorar la seguridad en Aguascalientes, en donde ambas autoridades comparten sus imágenes para ampliar su cobertura y ser más eficientes en la observación, intervención y detención de los infractores de la ley.

El secretario de Seguridad Pública Municipal de Aguascalientes, Antonio Martínez Romo, informó que hace dos meses se comenzó a tener cobertura de los espacios que hace poco tiempo sólo los tenía el municipio o el estado, según la tenencia de las cámaras por ambas autoridades.

En este momento, el Ayuntamiento capitalino cuenta con 74 cámaras de videovigilancia en operación, y con la próxima llegada de recursos Fortaseg para este ejercicio 2018, se podrá definir la compra de nuevo equipo para reforzar la vigilancia, el cual deberá ser compatible con las próximas instalaciones del C-5.

Sin embargo, existen otras 20 o 25 cámaras que no funcionan, ya sea porque terminó su vida útil o requieren servicio de mantenimiento.

El comisario general Antonio Martínez Romo, indicó que esta interconexión se concretó porque el C-4 del Estado no tenía cobertura para la vigilancia con Mando Único Policial y ahora ellos pueden tener acceso a esa imagen que antes tenía sólo del Ayuntamiento capitalino, y a su vez el Municipio tiene algunos accesos a imágenes en tramos carreteros y que ahora ya pueden estar vigilados.

En los dos últimos meses se han observado mejoras en el sentido de que se han detectado ingresos o salidas de vehículos de delincuentes, y se han detenido gracias al seguimiento a través de las cámaras de videovigilancia.

“Incluso las redes de vecinos o mejor conocidas como comités de buen orden, que ya suman 320, han apoyado con sus tecnologías para mejorar la vigilancia en diversos sectores de la ciudad”, apuntó el titular de la corporación policiaca municipal.

A lo largo del 2018, la Secretaría de Seguridad Pública se ha puesto la meta de creación de 600 comités de buen orden, incluidos los ya existentes, como un mecanismo eficiente ciudadano para mejorar la confianza, la vigilancia y la seguridad compartida, a favor de la sociedad, mencionó finalmente.