David Reynoso Rivera Río

Estoy convencido que el gran defecto de nuestro país en los últimos años fue que los partidos y personajes de la oposición se dedicaron a construir una oposición destructiva que únicamente deterioró la credibilidad de nuestras instituciones. Muestra de ello es que el “boom” de las redes sociales, así como de los medios digitales de comunicación se aprovecharon para difundir información falsa y/o crear contenido distorsionado.

Hoy, nos encontramos a unos cuantos días de que el Presidente Enrique Peña Nieto concluya su cargo y Andrés Manuel López Obrador tome posesión; sin embargo, en los últimos días observamos cómo las ocurrencias parecen ser el hilo conductor que guiará el destino de nuestro país por los próximos años. Por ello, he decido aprovechar el espacio y abordar el tema de nuestra actitud ante el próximo Presidente, ya que, aunque no estemos de acuerdo con la manera de pensar e inclusive con la manera de gobernar y/o tomar decisiones, si queremos que el país salga adelante, tendremos que demostrar que somos grandes como país y como ciudadanos.

Para todos aquellos que quizá no congeniamos de inicio con el proyecto de nación que pretende incursionar López Obrador, en su llamada: Cuarta Transformación. Considero debemos cambiar la manera de actuar e interactuar ante nuestras autoridades; considero debemos respetar, pero también debemos exigir apegados a los mecanismos existentes y demostrar que podemos construir mucho más bajo el parámetro de una oposición responsable y seria.

Habrá que desear el mejor de los éxitos a nuestro próximo Presidente, ya que de ello depende que el país continúe progresando y que: “lo bueno siga contando”. Pero mejor aún, que lo bueno que se ha hecho, cuente para siempre. Estoy convencido que aciertos y errores se cometieron en el sexenio que concluye, existe un gran rezago en el combate a la corrupción; sin embargo, también las buenas acciones serán juzgadas por el tiempo y la historia misma.

Mientras tanto, recordemos que con tan sólo unos meses en el ejercicio del gobierno, Enrique Peña Nieto apareció en la afamada revista TIME por su titánica labor reformadora en la que se anunciaba como el gran salvador de México. Hoy, a unos días de la toma de posesión de Andrés Manuel, esperemos que existan muchas más portadas de TIME y muchas otras como El País, The New York Times, TheGuardian, en las que cualquier personaje de la vida política mexicana se encuentre destacando realizando acciones por el bienestar de nuestro país.

Depositemos la confianza en nuestros futuros gobernantes; serán seis años los que tendrá Morena para consolidar un proyecto de nación en el que esperamos se consoliden los mercados y el valor adquisitivo de la moneda, para que siga detonando el crecimiento económico y el empleo, entre muchas otras cosas.

Correo: [email protected]

Twitter: @davidrrr