Alrededor de setenta hectáreas de ajo perla aguascalentense cosechado en el ciclo 2017-2018 se encuentran en cámaras de conservación ante la imposibilidad de ser comercializados a un precio justo, a causa de la invasión de esta especie de origen chino en el mercado norteamericano y porque en el país existe todavía ajo jaspeado de mala calidad. El gerente del Comité Sistema Producto de esta planta, Hostilio Torres Robles, aseveró que los productores se encuentran a la expectativa entorno al próximo ciclo de siembra 2018-2019, el cual arranca cada mes de octubre y concluye entre abril y mayo. Su futuro se definirá a finales del mes de septiembre, tiempo durante el cual se espera se comience a comercializar el ajo perla que tiene calidad de exportación. En entrevista con El Heraldo, el especialista explicó que Aguascalientes exportaba su ajo perla a los Estados Unidos, pero este 2018 fue invadido ese mercado por producto chino, deteniendo toda la operación para los productores de la entidad. Por si fuera poco, el mercado mexicano tampoco ofrece condiciones atractivas para el producto. Comentó que por cuestiones de clima suscitados a finales del 2017 y en los principios del 2018, el ajo jaspeado no creció como debía y ello ocasionó que cayera su precio en el país; se espera que en septiembre próximo repunte el precio de esta planta, y cuando ello suceda podrá sacarse el ajo perla. Hoy en día, los 26 productores de ajo en Aguascalientes tienen la línea de sembrar la especie de calidad de exportación, pero ahora se analizan las situaciones del mercado para definir su futuro o si le entrarán a otros cultivos con mayores posibilidades de ser comercializados. “En este mes de agosto, el Comité Sistema Producto del Ajo vive un clima de incertidumbre y se desea que para el siguiente ciclo de cultivo se mantengan las 200 hectáreas sembradas en el periodo 2017- 2018, el cual suele durar de 7 a 8 meses su proceso de crecimiento y cosecha en el estado de Aguascalientes”. Hostilio Torres Robles precisó que los productores del ajo jaspeado en Aguascalientes también fueron afectados por una helada tardía que frenó el proceso del llenado del ajo, por lo que Zacatecas y esta entidad tuvieron problemas con esta especie. Finalmente, señaló que por ahora no se tiene contabilizada la pérdida de plantas por el ajo de mala calidad, pero es una realidad que persiste en el mercado y se desea que pronto se termine ese producto para sacar el que es de alta calidad.