Más de diez mil comerciantes ambulantes y semifijos venden alimentos en la vía pública y en tianguis del territorio capitalino de Aguascalientes, de los cuales el 35% de ellos todavía no han sido revisados por la Dirección de Salud Pública Municipal, a causa del constante crecimiento de esta actividad y por la insuficiencia de personal sanitario.

“Hasta ahora unos 6 mil 500 cuentan con sus constancias de manejo de alimentos, pero todavía existe un enorme reto para llegar a la totalidad de los vendedores de alimentos en las calles y en los tianguis de la ciudad, quienes deben portar uniforme adecuado y asegurarse de la sanidad de los alimentos que ofrecen a sus clientes a lo largo del día”, informó el titular de esta dependencia, Federico Moreno Flores.

Cada día se observa la aparición de puestos con venta de tacos, bolillos con guisados y gorditas, en torno a calles, fraccionamientos, jardines y parques, motivo por el cual se revisa que los alimentos se encuentren en estado higiénico y no echados a perder, para que no sean un riesgo para la salud de la población.

El sector de la población más recurrente en los puestos semifijos de alimentos son las personas de la tercera edad, jefas de familia o personas que han perdido sus empleos y generan nuevas opciones para generarse la abundancia económica. Ellos se instalan en las esquinas de las calles y afuera de sus casas.

El director de Salud Pública detalló que sólo 200 de los diez mil comerciantes tienen permisos para operar dentro de la zona Centro citadina, ya que la Dirección de Mercados mantiene cerrada la política de autorizar el ingreso de más vendedores ambulantes.

Sin embargo, la opción se encuentra abierta para laborar en colonias y fraccionamientos, y hasta el momento la zona oriente y las delegaciones Morelos y Jesús Terán concentran el mayor número de comerciantes ambulantes en el rubro de los alimentos.

En lo que va del año se han aplicado más de quince multas económicas por 130 pesos a aquellos comerciantes ambulantes que han incumplido con las normas sanitarias, como no acudir al curso de manejo de alimentos y por no utilizar el uniforme reglamentario que consiste en portar mandiles y ropa blanca, redes para el cabello y traer uñas recortadas.

“Ha funcionado el curso de manejo de alimentos para prestar el servicio con seguridad en la vía pública. Se imparte cada martes y jueves, a las 10:30 am y dura alrededor de una hora. La constancia cuesta 70 pesos y tiene una vigencia trienal”, concluyó Federico Moreno Flores.

¡Participa con tu opinión!