El Instituto de Educación de Aguascalientes ha entregado más de veinticinco millones de pesos en 657 cheques liberados a los Consejos Escolares de Participación Social, y con el arribo de esos dineros se regresarán las cuotas escolares aportadas por los padres de familia, informó el director Raúl Silva Perezchica.
Además, en este momento se encuentran en proceso otros 300 o 400 cheques para entregarlos a los planteles educativos, quienes también deben cumplir con una serie de requisitos de manera digital para que puedan recibir esa bolsa de recursos dispuesta por el Gobierno del Estado por la cantidad superior a los 50 millones de pesos, para atender los requerimientos de las escuelas.
“Hoy en día falta alrededor del 80% de los planteles educativos en entregar la información correspondiente para que puedan acceder a estos recursos y de esta manera los Consejos Escolares de Participación Social procedan a regresar los 200 pesos que fueron aportados por los papás al inicio del ciclo lectivo”.
Hasta ahora se continúa afinando el mecanismo con la Asociación Estatal de Padres de Familia y el Instituto de Educación para reducir cualquier contrariedad o duda por parte de los paterfamilias que colaboraron anticipadamente y que ahora recuperarán sus recursos donados para el mejoramiento de las escuelas de sus hijos.
El funcionario estatal calculó que la próxima semana se estará entregando la totalidad de los 50 millones de pesos, que equivaldría a un 98% de las escuelas beneficiadas, pero se sabe que suelen presentarse casos extraordinarios en algunos planteles y cuyas situaciones se resolverían consecutivamente.
Por otro lado, el director del IEA señaló que alrededor de 200 escuelas en el estado de Aguascalientes están siendo aprovechadas de modo multifactorial al prestar servicios dobles tanto como primaria y bachillerato o primaria con secundaria, durante los turnos matutino y vespertino, respectivamente.
Asimismo, informó que existen problemas con dos primarias del barrio de La Salud, las cuales se usaban ambas a medias y que son la Escuela “Rafael Ramírez” y la “José Vasconcelos”, pero se optó por trasladar a los estudiantes a una sola para proceder a la rehabilitación de una de ellas y que luego sirva como edificio para bachillerato u otros servicios educativos.
Estos cambios se consensaron con los padres de familia para evitar cualquier inconformidad, dijo finalmente.