Ante la proliferación de aplicaciones en el uso de la tecnología celular para llevar alcohol a domicilio en horarios no autorizados, el director de Reglamentos capitalino, José Aranda Ramírez, advirtió que los Operativos se encuentran en marcha para detener esta clandestinidad, porque representa un riesgo para la salud si se venden bebidas embriagantes adulteradas.

Informó que esta clandestinidad se encuentra en investigación para llegar a las personas que cometen este delito al utilizar las apps para la venta ilegal de alcohol. Además, ya se trabaja con el Cabildo para legislar estas situaciones inapropiadas que acontecen en el municipio de Aguascalientes.

El funcionario señaló que la autoridad municipal puede intervenir con todo el rigor de la ley en situaciones de flagrancia, en el acto mismo de la compraventa del alcohol clandestino. “Ya están en marcha diversos operativos y en próximas fechas se darán a conocer los resultados y los avances”.

Hasta el momento, se tiene detectada una aplicación y recientemente se detectó una venta de alcohol clandestina por el camino de San Ignacio; dicha operación se realiza por un número telefónico.

Al preguntarle el modus operandi de las personas que desarrollaron aplicaciones para la venta de alcohol por vía de la tecnología celular, dijo que esas operaciones son entre particulares, eso no se puede evadir, lo cual complica la detección de esas situaciones en flagrancia.

Ante este hecho, la recomendación a la ciudadanía es que no compre alcohol en ese tipo de aplicaciones, es preferible que acudan a las tiendas con permisos de venta y ahí se surtan de las bebidas de su preferencia, porque corren el riesgo de que no se les dé un producto certificado y avalado por la Cofepris y la SHCP.

Hay que tener cuidado porque si se les vende un alcohol adulterado, entonces a quién le van a reclamar; es mejor que los adquieran en establecimientos autorizados y no en aplicaciones con dudosa procedencia.

Por último, señaló que la Dirección de Reglamentos trabaja en este sentido, para actualizarse y sancionar a aquellas personas que actúan fuera de la ley y poniendo en peligro la vida misma.