José de Jesús López de Lara

Un comando de sicarios ejecutó a dos habitantes del poblado de Los Azulitos, Jalisco, tras agredir a balazos a un grupo de personas que viajaban en motocicletas.
Las víctimas fueron emboscadas a la entrada de dicho poblado, por lo que no tuvieron oportunidad de escapar.
Tras la agresión armada, los sospechosos escaparon en dos vehículos de características desconocidas.
En la desesperación, familiares de las dos víctimas levantaron los cuerpos y los subieron a una camioneta pick up, a fin de trasladarlos a recibir atención médica a la ciudad de Aguascalientes.
Sin embargo, en el municipio de El Llano, la camioneta fue interceptada por una ambulancia del ISSEA, cuyos paramédicos al momento de revisar a las víctimas determinaron que ya habían muerto.
Una intensa movilización policiaca fue la que se registró el pasado jueves por la noche en el municipio de El Llano, después de reportarse que sobre la carretera estatal No. 88 y entronque con la carretera estatal No. 43, a la altura del poblado de Montoya, se encontraban los cadáveres de dos personas del sexo masculino, los cuales habían sido agredidos a balazos.
De inmediato se trasladaron al lugar señalado varias patrullas de la Policía Preventiva de El Llano y la Policía Estatal, así como agentes del Grupo Homicidios de la PME, personal de la Dirección de Investigación Pericial y el agente del Ministerio Público de Hospitales.
En el interior de la caja de una camioneta Ford pick up, color tinto, con placas de circulación del estado de Jalisco, se encontraban los cadáveres de dos personas del sexo masculino, que fueron identificados como Alfonso, de 38 años y Refugio, de 30 años.
Ambas víctimas presentaban impactos de bala en diferentes partes del cuerpo.
Aproximadamente a las 22:45 horas del jueves pasado, se reportó a los servicios de emergencia que en la carretera estatal No. 88 y entronque con la carretera estatal No. 43 que conduce al poblado de Montoya, municipio de El Llano, la ambulancia ECO-329 del ISSEA había interceptado una camioneta pick up, en la que transportaban a dos hombres que habían resultado heridos de bala.
Sin embargo, cuando los paramédicos revisaron a las víctimas, determinaron que ya habían muerto a consecuencia de las lesiones que presentaban.
Se estableció que minutos antes, un grupo de personas regresaba al poblado de Los Azulitos, haciéndolo a bordo de varias motocicletas.
Sin embargo, sobre la carretera que conduce a dicho poblado, justo a la entrada, estaba tirado un cable que bloqueaba completamente el acceso.
Debido a lo anterior, tanto Alfonso como Refugio bajaron de sus motocicletas a fin de retirar el cable, con la finalidad de poder pasar junto con las otras personas que los acompañaban.
Pero al momento en que retiraban el cable, salieron varios sujetos armados con pistolas y comenzaron a disparar hacia el grupo de motociclistas, quienes al verse agredidos de inmediato trataron de escapar.
Sin embargo, las balas hicieron blanco en Refugio y Alfonso, quienes ya no pudieron abordar sus motocicletas y cayeron mortalmente heridos.
Los agresores abordaron dos vehículos y escaparon con rumbo desconocido.
Cuando familiares de las víctimas se percataron de lo ocurrido, se dirigieron hasta el lugar del ataque y encontraron a Alfonso y a Refugio tirados sobre la cinta asfáltica.
De inmediato los subieron a la caja de una camioneta Ford pick up, color tinto, a fin de trasladarlos a recibir atención médica al Centro de Salud del municipio de El Llano, Aguascalientes.
Los cadáveres de los dos hombres fueron trasladados al Semefo, donde médicos forenses les realizaron la necropsia.
Cabe destacar, que las investigaciones relacionadas a la doble ejecución, serán realizadas por la Fiscalía General de Jalisco, debido a que los sangrientos hechos ocurrieron en aquel lugar.