En una sola palabra, coerción, se suman las acciones que pretende ejercer el Instituto Estatal Electoral (IEE) sobre los partidos políticos, al exigir que el acomodo de paridad de género vaya de acuerdo a su criterio, por lo que advierte que vigilará que se cumpla esta “norma”, lo que significa que de última hora puede eliminar un candidato para darle el lugar a una dama.

La ley electoral, tanto estatal como federal, establece que el 50% de las candidaturas deben de ser para el grupo masculino y 50% al femenino, lo que en el caso de Aguascalientes, al ser once los municipios, se dejó que 6 fueran para ellas y 5 a ellos.

En base a este reparto cada partido puede hacer el acomodo que considere más conveniente, sin embargo para el presidente del IEE Luis Fernando Landeros Ortiz no es suficiente, ya que además de la obligatoriedad de hacerlo no deben postular candidatas en los municipios donde obtuvieron baja votación en elecciones anteriores.

Según el funcionario no permitirá que vayan aspirantes mujeres en los municipios en que al partido le ha ido mal, requisito que dijo, “se estará vigilando con escrúpulo, cuando se lleven a cabo los registros de cada fuerza política, pues de lo contrario no procederá”.

Este asunto tiene sus bemoles, pues deja de lado que aquello que se perdió ayer se puede ganar ahora y no importa de qué género es el o la pretendiente, por lo que suponer que ese espacio lo tiene perdido el partido y por eso debe ir un hombre es hacerle al vidente.

Además, es una forma oblicua de aplicar la paridad, porque tanto mujeres como hombres deben tener los mismos derechos y oportunidades, por lo tanto, predisponerse hacia un solo lado no es aplicar justicia ni ser vigilante de la legalidad, sino convertirse en denunciante encubierto.

Es inobjetable que la legislación tuvo que modificarse para obligar a los organismos políticos que incluyeran a las mujeres en igual de circunstancias, que hasta la última década del siglo pasado ocupó un lugar secundario en las candidaturas, aunque hubo excepciones como María del Carmen Martín del Campo Ramírez (1956-1959), que fue la primera presidenta municipal en el estado y sería hasta 1991-1992 que llegó María Alicia de la Rosa López, más tarde Lorena Martínez Rodríguez de 2011 a 2013 y finalmente María Teresa Jiménez, de 2017 a la fecha.

Desde el año 1634 la capital del estado ha tenido 168 alcaldes y sólo cuatro damas han alcanzado esa posición, lo que se replica en los demás municipios e inclusive en la mayoría jamás han tenido una presidenta municipal.

Bajo este marco es de reconocerse que se le de a la mujer el lugar que le corresponde en el medio político, que además es mayoría en el padrón electoral, por lo que si un día se decidieran todas a ir votar inclinarían la balanza.

En lo que hay desacuerdo es que el IEE pretenda imponer los lugares para unos y otras, olvidándose lo que señala el clásico, que los triunfos ni las derrotas son para siempre, por lo que debe dejar que los partidos hagan las combinaciones que más se adapten a sus intereses.

En caso contrario, sería preferible que cada partido enviara un listado de 50, 100 o más nombres por cada municipio, tanto de hombres como de mujeres, y que el Instituto Estatal Electoral se encargue de hacer la distribución según su leal entender, con lo que se evitarán cambios al cuarto para las doce, que no sólo alteran el programa sino que dejan demasiadas heridas que tardan en sanar.

AFÁN TITÁNICO

En la entrega de ayer se comentó Con Usted lo importante que debe de ser para la sociedad tener familias sólidas, unidas, que sea el punto de partida para evitar o reducir el número de divorcios, que es uno de los males que ha estado presente en los últimos años.

Hacerlo significa un esfuerzo personal y colectivo y es lo que pide la Arquidiócesis de México, que el domingo pasado dedicó un artículo en el semanario Desde la Fe, al convocar a los mexicanos a poner fin a la crisis de familia a través de la difusión de valores e ideales, que son la base para que una persona se integre en la comunidad.

Subraya que “a veces la familia entra en crisis y su origen está en valores empobrecidos, en visiones parciales, en filosofías utilitarias, en políticas mediocres, en economías que matan, como lo dijo el papa Francisco, debemos recordar que gracias a la familia somos capaces de integrarnos a una sociedad, a una patria, a la humanidad”.

El artículo intitulado “Pongamos fin a la crisis de la familia”, enfatiza que esta cédula más que necesitar modelos o esquemas “zarandeados por vaivenes políticos o seudoculturales”, necesita valores que se finquen en el respeto a la vida “en todas sus etapas y el amor con todas sus posibilidades”.

Sostiene que el ambiente natural para cualquier ser humano siempre será la familia, porque en ella se encuentra la identidad, sentido de pertenencia, cultura, fe y vida, por lo que es lamentable que siempre esté en riesgo su unidad, su integridad, sus medios para crecer y su finalidad.

“Mucha ilusión sería pensar que se acabarán los riesgos de la familia con base en decretos gubernamentales o de ayudas filantrópicas, o por el cambio de modelos y la propuesta de visiones que por su novedad no aseguran ningún valor. La solución a la crisis por la que atraviesa la familia tampoco llegará como caída del cielo, o de un modelo cultural importado, o por la relativización y demostración de los roles tachados de tradicionales”, reitera.

Puntualiza que las familias que superan los riesgos como drogas, violencia, desempleo, enfermedad o separación, lo hacen con un sentido de unidad que busca soluciones, lo que más tarde ratificó el arzobispo primado de México, Carlos Aguiar Retes, al invitar en la homilía a los fieles a afrontar los problemas con fe y a recordar que sin importar qué tan difíciles sean siempre tienen solución, “el camino de la cruz no lo debemos evadir, lo debemos asumir como Jesús, siempre con la esperanza cierta”

El tiempo de Cuaresma es de reflexionar sobre las decisiones que cada persona toma en su vida. “por lo que debemos encontrar la fortaleza en la oración para resolver cualquier adversidad”, concluyó el cardenal Aguiar Retes.

El tema de la familia y la armonía entre sus miembros es el que estará presente el domingo próximo durante la caminata que se programa por la avenida Francisco I. Madero hasta la plaza de armas, partiendo del Sindicato Ferrocarrilero, en la que se espera que los participantes no sólo escuchen los mensajes que se pronunciarán sino que los hagan suyos, que los practiquen y contribuyan a que se fortalezca la cédula básica de la sociedad.

URGE DESAZOLVAR

 

Aunque entra la primavera y podría suponerse que falta mucho para que llegue el verano, no estaría por demás que las autoridades municipales empezaran la limpieza de la red de drenaje, atarjeas y cauces, lo mismo que las riberas de ríos y arroyos. Es el momento de que se haga con el afán de reducir las posibilidades de inundaciones, que tanto daño causa en las colonias, principalmente aquellas que se encuentran en el declive natural de la ciudad. Aunque la disculpa que tienen los funcionarios cuando ocurren los hechos, es que se debe a que parte de los habitantes tiran basura en la vía pública y esto obstruye el paso natural del agua pluvial hacia las alcantarillas, pero independientemente que sea uno de los motivos, el otro está en que el saneamiento se realiza hasta que la torrente se metió a las casas y negocios, cuando esto debe cumplirse con la suficiente antelación y después vigilar que todo esté en orden. Aún es tiempo de hacerlo.