GUADALAJARA, Jalisco.-A diferencia de los formatos que se han ofrecido en otros países, así como de ediciones anteriores, Alejandro Esquivel, actual productor de MasterChef, busca promover la gastronomía y el talento local.
Fuera de los escaparates ostentosos que ofrece la Ciudad, como parte de las promociones itinerantes, se realizó una experiencia culinaria para acercar al público con la oferta gastronómica de la Perla Tapatía, por lo que algunos concursantes del programa cocinaron para alrededor de 150 invitados.
Con talento local, y cerca de las 13:30 horas, se realizó en el Mercado México, una grabación especial, donde se encontraron participantes como la tapatía Julia y Rogelio, además de ex integrantes del programa.
Esquivel, quien también estuvo presente, afirmó que este tipo de experiencias se realizan para acercar al público con lo que sucede tras pantallas y vivir la oferta de la programación de primera mano.
“De las diferencias que estamos teniendo a otros formatos de la misma franquicia es arraigarnos a nuestras raíces, seguir mostrando la comida mexicana, nuestros productos e insumos, que se dan en esta tierra y que percibimos del mar”, expresó.
“Lo que busco mucho en esta temporada, a diferencia de otros países, es destacar y representar a nuestro país. La gente es muy auténtica, natural, así logramos una conexión con el público, porque logran identificarse”, añadió.
De las novedades que ofrece el programa se encuentran los cambios de looks, tanto de la conductora Anette Michel, como de la chef Betty, que en redes sociales ha sido criticada duramente por su apariencia.
“Se habla con el talento para ver si están de acuerdo y sobre eso se trabajan los diseños y las propuestas, que son revisadas y llegamos a un acuerdo. En el caso de Betty el mensaje es de atreverse, con el que muchas mujeres pueden llegar a sentirse identificadas”, comenta el productor sobre los atuendos de la jueza.
En la edición de adultos del programa, así como en la versión enfocada a niños, se busca que los participantes sean amateurs, lo que a más de uno, por el gran rating del programa, les ha servido para catapultar sus carreras, sin importar la edad.
Daniel Charles, tapatío de 13 años que participó en la versión júnior del programa, ahora incursiona como empresario con su propia marca de camisetas, además de tener en puerta un negocio de aguas gourmet.
A futuro no se descarta que haya una versión de Masterchef con celebridades como participantes, en una de las producciones de televisión actualmente más grandes, para las cuales tan sólo en grabación se involucra a cerca de 120 personas como staff, con un promedio de ocho horas de grabación por capítulo. (Staff/Agencia Reforma)