Israel Ortega
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- En la reconstrucción de zonas de la Capital, que se percibe con retrasos por los propios afectados, lo que sigue llegando puntual a los domicilios de los damnificados son los recibos para cobrarles la luz.
En Zapata 252, en la Delegación Benito Juárez, los carteros no pueden acercarse al edificio para dejar los requerimientos de pago de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) por los daños que dejó el sismo del 19 de septiembre.
Y la correspondencia de más de 100 solicitudes, para el mismo número de departamentos desalojados, se entrega en una carpa en la mitad de la calle.
“Es un recibo como por 54 pesos o algo así, creo que es el mínimo para no cancelar el contrato, si cancelamos el contrato habrá que hacer uno nuevo y etcétera”, expuso Alejandro Rangel, quien espera desde cuatro meses atención a su edificio dañado por el sismo.
“Está mal, no se está usando y nos están cobrando el tener medidor y el contrato, pero no creo que sea muy legal que digamos, pero así se las gasta el Gobierno, así se las gasta la Comisión. Que se apuren un poco más en las obras”.
Para Rangel y cientos de damnificados la Comisión Federal de Electricidad dispuso que elijan entre seguir pagando la luz o realizar el trámite para cancelar el servicio, aunque esto lo desconocen también en el Multifamiliar de Tlalpan.
“Han llegado y el último que llegó ahorita llegó de casi mil pesos, estaba viendo eso. Realmente no saben en la compañía (la CFE) que no hay luz y aparte llegaron a algunos vecinos de mil pesos. Es como por default que mandan los recibos directos”, advirtió Beto, habitante de un edificio desalojado del Multifamiliar.
En contraste, el importe del suministro de agua potable y el impuesto predial pagado a autoridades capitalinas fue condonado a los damnificados del sismo por el Gobierno de la Ciudad.