Los Cavaliers de Cleveland lograron empatar la serie 3-3 para así definir al campeón el día de mañana en la ciudad de Boston.
Con un marcador de 109-99, el equipo de Ohio obtuvo un triunfo importante que amplia la eliminatoria y mete presión a la escuadra verde que jugará al todo o nada como locales en el partido definitivo.
El día de ayer se vivió otro intenso juego en el Este de la NBA, y con una diferencia de menos de diez puntos, los Cavs llevaron la delantera casi todo el juego, temiendo por momentos por una posible remontada, pero con la cabeza fría para mantener esta ventaja que les diera la victoria.
En el primer cuarto, fueron los Celtics quienes tomaron la delantera, llegando a tener una ventaja de cinco puntos, haciendo temblar a la afición del Quickens Loans Arena.
No obstante, en el segundo periodo los locales mejoraron bastante con un LeBron James impresionante para remontar el marcador e incluso generar una ventaja de 11 puntos, misma que sólo disminuiría un punto menos.
Ya para el último cuarto, los Cavs mantenían esa ventaja de diez puntos que incrementaba y achicaba con la respuesta de Boston, pero la inevitable victoria de Cleveland se hacía cada vez más presente.
LeBron James estuvo al borde de lograr un triple doble en este partido, ya que el rey hizo un total de 46 puntos, 11 rebotes y 9 asistencias, dejando en claro que LeBron no quiere ver a su equipo fuera de la final.
El día de mañana tratarán de obtener un triunfo que los lleve a la final de la NBA, pero en frente tendrán al actual campeón del Este, que quiere el cuarto campeonato de manera consecutiva.

¡Participa con tu opinión!