Leticia Acuña Medina

La Proespa clausuró parte del Relleno Sanitario San Nicolás, por incumplimiento de la NOM 083; “diariamente la basura debe compactarse con tepetate y se deja a cielo abierto durante una semana, con riesgo de contingencias ambientales”, destacó la titular de la dependencia, Ofelia Castillo Flores.
En entrevista para El Heraldo, dijo que desde el lunes de la semana pasada inició el trabajo de inspección, tras detectarse numerosas irregularidades en el manejo de desechos y faltas al Manifiesto de Impacto Ambiental.
Mencionó que a partir del incendio que se registró hace dos semanas, se realizaron inspecciones en las que se encontraron anomalías en el cumplimiento de materia ambiental; ejemplificó la falta de documentación para transparentar el impacto ambiental en la construcción de su sexta etapa; y pasos bloqueados a camiones a la quinta etapa.
Asimismo, se encontraron llantas acumuladas, caminos obstruidos con materiales y falta de extintores especializados, pues sólo cuentan con aquellos que funcionan con polvo químico, que resulta insuficiente para controlar incendios en estos espacios.
“Ante ello, se lleva a cabo un proceso jurídico administrativo con duración aproximada de tres meses, tiempo en el cual el Relleno continuará clausurado a reserva de que el Ayuntamiento capitalino presente la documentación necesaria y adopte las medidas regulatorias correspondientes”.
Se trata de una clausura precautoria, de la Sexta Etapa A, de la fosa de lixiviados y zona de maquinaria; se encuentra abierta la Sexta Etapa para continuar recibiendo basura.
Finalmente, dijo que la Norma Oficial Mexicana 083 es la que regula la disposición final de los residuos sólidos urbanos y de manejo especial; los sitios destinados a la ubicación de tal infraestructura, así como su diseño, construcción, operación, clausura, monitoreo y obras complementarias; y que se lleven a cabo de acuerdo a los lineamientos técnicos que garanticen la protección del ambiente, la preservación del equilibrio ecológico y de los recursos naturales, la minimización de los efectos contaminantes provocados por la inadecuada disposición de los residuos sólidos urbanos y de manejo especial, y la protección de la salud pública en general.