Ciento treinta hoteles, moteles y casas de huéspedes han sido supervisados por la Dirección de Salud Pública Municipal, que implicó la revisión de cuando menos el 20% de las habitaciones para analizar sus condiciones de limpieza y detectar fauna nociva. Uno de estos negocios fue cerrado temporalmente por no ser seguro para los clientes, reveló el titular de la dependencia, Federico Moreno Flores.

Las irregularidades sanitarias más comunes que se encuentran en las habitaciones de hoteles y moteles son la falta de aseo, paredes sucias, las sábanas de las camas no se cambian constantemente, polvo dentro de las ventanas, burós y closets, entre otros.

Aseveró que estos establecimientos deben cumplir con las normas sanitarias y de higiene en cada una de las habitaciones, ya que es común encontrar que los huéspedes las utilizan como comedores y ahí dejan los residuos de basura de alimentos, siendo un foco de contaminación y de concentración de fauna nociva si no se limpia de inmediato.

“Es vital que huéspedes y propietarios de hoteles, moteles o casas de huéspedes hagan su tarea colaborativa para mantener lo mejor posible las condiciones de limpieza de estos espacios privados que constantemente cambian de inquilinos”, recalcó.

El director de Salud Pública mencionó que se emiten las recomendaciones a estos establecimientos para ser acatadas de inmediato, y en caso de no hacerlo se procede a un cierre temporal o definitivo de las habitaciones, de acuerdo a las causas de higiene incumplidas.

“Hasta la fecha se han aplicado amonestaciones a varios hoteles y moteles, y se espera que acaten las indicaciones, pues si no lo hacen se procederá al cierre de las habitaciones o bien de todo el hotel o motel”.

Comentó que toda esta infraestructura debe ser fumigada constantemente y como según el número de estrellas de los hoteles implica el tipo de huésped, a causa de los costos de las habitaciones, por ende en los hoteles de menos estrellas suelen encontrarse los mayores problemas ya que los clientes no tienen cuidado con su equipaje y en él transportan la fauna nociva que dejan en el hotel y ahí luego prolifera.

Esto es una situación problemática, donde la fauna nociva más común son las chinches y en esas situaciones se cierran las habitaciones si está infestado el colchón, el cual debe ser destruido junto con el cambio de ropa de cama y todos los blancos, porque el huevecillo de ese insecto se multiplica fácilmente.

“Por esta razón está actualmente clausurado un hotel de tres estrellas e incluso el propietario decidió sacarlo de servicio para darle fumigación total, aunque el problema sólo estaba en tres habitaciones”, puntualizó.

¡Participa con tu opinión!