La Dirección de Regulación Sanitaria del ISSEA ha realizado la clausura de consultorios médicos que fueron detectados operando de manera irregular. La mayoría de los casos se trata de establecimientos ubicados en la zona oriente de la ciudad, es decir, en colonias populares.

Su titular, Octavio Jiménez Macías, detalló que el mes pasado realizaron la clausura de al menos 12 consultorios adjuntos a farmacias, alcanzando así un total de 40 de ellos, a lo largo del año. Las razones obedecen a que el personal que se ostentaba como médico general, no pudo acreditar la autenticidad del título y cédula profesional. En consecuencia, las recetas médicas expedidas para la compra de antibióticos y demás medicamento, son llenadas con información alterada de cédulas inexistentes. Lo anterior conllevó al cierre inmediato de los establecimientos, para evitar riesgos a la salud, por el suministro de medicamento realizado por personal no profesional en la materia.

«Lo que hemos detectado en consultorios anexos, es personal que no cuenta con los documentos que acrediten el ejercicio profesional, es una situación muy delicada. Sucede que en ocasiones son personas que recientemente egresaron de la universidad y todavía no tienen los documentos», finalizó.