Aunque resulte doloroso que de otros países le digan a México que debe aumentar el ingreso de los trabajadores, técnicos y profesionistas, hay que hacerlo como primer paso para igualar el salario que reciben sus pares del Tratado de Libre Comercio  de América del Norte (TLCAN).

Más allá de los intereses que tiene Estados Unidos y Canadá por alcanzar un equilibrio salarial en la región, es una verdad irrefutable que en México se paga muy por debajo de lo que en ambas naciones cubren, por lo que debe aprovecharse la renegociación del acuerdo comercial para determinar las acciones a seguir.

Es el caso de Aguascalientes, es un insulto que más de 5 mil obreros reciban el salario mínimo (menos de 5 dólares), cuando en EU el mínimo es de 64 dólares, por ello se entiende las razones que tienen tantos connacionales al arriesgar su vida con tal de pasar “al otro lado”.

El hecho de recibir tan poca paga provoca que miles de familias vivan en pobreza extrema no obstante el crecimiento económico que registra el estado, por lo tanto, quienes tienen tres o cuatro hijos consumen una a dos comidas diarias y los más avezados logran que los incluyan en algún programa alimenticio del gobierno o de la Iglesia.

De acuerdo al informe del Instituto Mexicano del Seguro Social, en sólo un año creció el número de personas que reciben el minisalario, al pasar de dos mil a cinco mil, lo que el principal dirigente obrero de la entidad, José Alfredo González González, atribuye a que el último ajuste al ingreso fue de 10% por lo que muchos patrones apenas les alcanzó para otorgarles el nuevo mínimo.

Reconoció también lo mencionado por Pedro de la Serna López, presidente del Consejo Coordinador Empresarial de Aguascalientes, de que hay empresas que se han instalado recientemente y pagan sueldos bajos, a lo que el líder patronal considera que debe exigírseles que apliquen percepciones mayores desde su etapa de arranque.

Asimismo, José Alfredo González dijo que según el IMSS el promedio salarial en la entidad se ubica en 248 pesos diarios, equivalente a tres salarios, algo que obtiene sólo una parte de los trabajadores, porque más del 60% (130 mil aproximadamente) tienen un ingreso por debajo de ese nivel, que sería de 150 pesos (menos de dos salarios).

De ellos 5 mil reciben 80 pesos, mientras que hay miles que laboran en la economía subterránea o de “comisionistas” con una paga irregular ya que depende de las ventas que hagan y de estos ninguno recibe las prestaciones de ley, por lo que no tienen acceso a crédito de vivienda y su tiempo laboral no existe para efectos de pensión o jubilación.

Lo anterior va en contra de lo establecido en el Artículo 123 Constitucional: “Los salarios mínimos generales deberán ser suficientes para satisfacer las necesidades normales de un jefe de familia, en el orden material, social y cultural, y para proveer a la educación obligatoria de los hijos”, enunciado que naturalmente está lejos de cumplirse.

Hay países con menor nivel de desarrollo que México y tienen mejores salarios, asimismo cabe mencionar lo que publicó Javier Aparicio en Excélsior el 10 de mayo de 2014, al citar que en los últimos 35 años, el poder adquisitivo de los trabajadores mexicanos ha caído más del 70%, y de acuerdo a la Comisión Económica para América Latina (Cepal), México es el único país en la región que tiene un salario mínimo por debajo de la línea de pobreza.

Por lo descrito, algo tiene que hacerse para que, al menos en Aguascalientes, se eleve el nivel de ingreso de la clase trabajadora, que a final de cuentas es parte medular del sistema productivo y por lo mismo tiene derecho a gozar de mejores condiciones de bienestar.

FÁCIL PEDIR CALMA

Ante los sucesos violentos que suceden casi a diario en la entidad es muy sencillo pedir que nadie se “apanique” (parafraseando al ex presidente Vicente Fox), pero cuando el ciudadano común no tiene guaruras que lo cuiden sólo le queda rezar para no ser la próxima víctima.

En sólo once días el fiscal estatal René Urrutia de la Vega ha pedido dos veces que los aguascalentenses conserven la serenidad, que la dependencia a su cargo trabaja “de la mano” con las autoridades estatales y municipales para enfrentar los hechos y ante todo debe considerarse que los “malos” vienen de otras partes del país.

Pese a lo que señala, el 10 de agosto reconoció el incremento de homicidios dolosos en lo que va del año, con un total de 43 eventos entre enero y julio, sin especificar cuántos pueden ser atribuibles al crimen organizado y los que tienen lugar por venganzas y riñas, pero a final de cuentas no importa en qué condiciones se da puesto que todo fallecimiento brutal siempre será lamentable.

En esa fecha, Urrutia sostuvo que la Fiscalía está trabajando y no es ajena, “como tampoco lo son las corporaciones policiacas con las que estamos coordinados”, a los hechos que tienen lugar, al llevarse a cabo una “investigación acuciosa y responsable de cada hecho”, como única vía de que la Fiscalía dé “resultados objetivos y claros, no especulativos ni de interpretación”.

Dejó en claro que “no todo lo que nos llegue a la mente es lo que en realidad ocurrió”, por lo que se hace todo tipo de investigación y mediante “métodos científicos” y confesionales establecer qué fue lo que sucedió.

Sostuvo que es legítima la petición social de resultados ante la inseguridad y violencia que se ha registrado en las últimas semanas, por lo que “esas voces que con su inquietud se manifiestan como aliados del interés y la naturaleza del ser de la Fiscalía, así como las aportaciones que tengan al respecto las atendemos todas”.

Ayer nuevamente hizo la exhortación de no “apanicarse”, tras el llamado “viernes negro” de la semana pasada, ya que la Fiscalía “trabaja fuertemente” para atender y resolver los hechos de inseguridad que ocurrieron recientemente en nuestro estado.

Para cada caso, de lo ocurrido el 18 de agosto, tuvo una explicación, de esta manera, la balacera en la salida de México que dejó una persona muerta fue un asunto que comenzó en Jalisco “y lamentablemente ocurrió su desenlace en Aguascalientes”.

En cuanto a la otra balacera en un gimnasio de basquetbol, “el ataque iba dirigido contra una persona que venía de Tijuana”, la cual resultó levemente lesionada y regresó a su lugar de origen “sin proporcionar ninguna información”, aunque aquí cabe cuestionar el porqué no se le sometió a una investigación para determinar las razones que hubo para que trataran de ultimarlo, máxime que estuvo a merced de la autoridad luego de recibir atención de los paramédicos.

En cuanto al asesinato que sufrió un señor que se negó a entregar el dinero que recién había sacado del banco “hay indicios que se trata de gente que viene de otros estados” y el mismo argumento presentó del descuartizado en Rincón de Romos, que “podría tratarse de alguien de fuera que vienen a dejar aquí”.

En resumen, René Urrutia razonó que “estamos sufriendo un daño colateral de situaciones que ocurren en otras partes y que también nos ponen a trabajar fuerte”, sin embargo sean de fuera o de aquí hay que combatir y someter a los delincuentes. Los ciudadanos exigen tranquilidad, no consejos de que tenga calma, esta vendrá cuando se reduzcan los hechos delictivos y por lo vivido en lo que va del mes tardará tiempo en darse.

MUEBLES COLONIAL

Una de las tiendas más acreditadas en Aguascalientes fue Muebles Colonial, propiedad de don José de Jesús Reynoso, que por muchos años funcionó en la tercera cuadra de la avenida Madero con salida a la calle Juan de Montoro. Al fallecer el señor Reynoso estuvo abierta un tiempo y al cerrarse duró varios años sin utilizarse la magnífica finca. Finalmente será reabierta por otro negocio, denominado “Fantasías Miguel”, que a la par que se hace la remodelación colocó avisos de contratación de personal, por lo que debe estar próxima su apertura, lo que es una noticia halagüeña para los aguascalentenses.

¡Participa con tu opinión!