Melissa Rodríguez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO .-Uno de los sedanes consentidos de Nissan entró al quirófano y no sólo salió luciendo más estilizado y desafiante, también obtuvo un novedoso motor heredado de la marca de lujo Infiniti.

El Altima es el primer modelo de Nissan que incorpora el VC-Turbo, el hasta ahora único motor de compresión variable comercializado de forma masiva y que ya vimos en la QX50 de Infiniti a principios del año pasado.

Su particularidad está en la capacidad de ajustar automáticamente el recorrido de los pistones que realizan la combustión para ofrecer mayor potencia o mayor eficiencia de combustible.

No es que Altima tuviera antes una apariencia amable, pero con los cambios exteriores se acentúa su carácter deportivo sin sacrificar la versatilidad, espacio y comodidad de un sedán. De entrada su carrocería es más baja, larga y ancha, pero lo que verdaderamente sobresale a primera vista son las líneas laterales que le dan un aspecto deportivo y hasta agresivo.

En cuanto al equipamiento, Nissan dotó al Altima con una robusta serie de asistencias en la conducción, se incluye visión en 360 grados que simulan una perspectiva aérea, frenado inteligente de emergencia capaz de aplicar automáticamente los frenos en caso de que cruce un peatón o el conductor de enfrente frene de forma súbita; alerta inteligente de tráfico cruzado, así como asistencia de intensidad de luz que ajusta automáticamente la intensidad de los faros para no deslumbrar a otros conductores.

Estará disponible en dos opciones de motorización: con el nuevo VC-Turbo de 2.0 litros y 248 caballos de fuerza, o bien con uno 2.5 litros y 181 caballos de fuerza.

Al interior, el equipamiento incluye una pantalla táctil de 8 pulgadas compatible con Apple CarPlay y Android Auto, sistema de audio con 9 bocinas, botón de encendido, quemacocos y cámara de reversa.

En plena época donde todo mundo quiere una SUV, Altima viene a decir que el sedán no está muerto.

Desde $455,200 hasta $580,000