Circulan títulos profesionales apócrifos

Tras señalar que dos títulos profesionales falsos se detectaron en dos últimos meses, el delegado de la Secretaría de Educación Pública, Octavio Arellano Reyna exhortó ayer a todas las instituciones de educación superior de Aguascalientes a firmar un convenio con la Dirección General de Profesiones para cuidar los filtros de que todos sus egresados reciban su título y su cédula profesional.

Ante ello, la SEP en Aguascalientes ha solicitado a la Dirección General de Profesiones que exista aquí una oficina emisora de cédulas profesionales, porque no es posible que esta institución federal se tarde entre seis y ocho meses para emitir estos documentos, lo cual no se vale, si ahora se habla de gobiernos digitales y modernos, autocriticó.

Hasta ahora no se ha definido esta petición a la propia Secretaría de Educación Pública Federal, dijo, por lo que los profesionistas tendrán que seguir aguantando tiempos largos en estos trámites de entrega de títulos y cedulas profesionales.

En entrevista con El Heraldo, el delegado de la SEP sostuvo que se han detectado títulos profesionales falsos en Aguascalientes, lo cual es penado por la ley, y a petición de parte se han resuelto e informado a la Dirección General de profesiones, ahí se puede consultar públicamente la condición académica de cada persona en el país. Esto implica que se debe profesionalizar todo el asunto de los títulos y grados académicos.

Hace dos meses se detectaron dos casos y fueron debidamente informadas las personas que fueron lastimadas en sus intereses, porque una de ellas intentó ingresar a la universidad e invariablemente fue rechazada, otros ostentaban una carrera que no existe en la oferta educativa del estado de Aguascalientes.

Respecto a la amplia lista que envió el regidor Netzahualcóyotl Ventura para verificar a cien funcionarios cuentan o no con el título y la cédula respectiva, el delegado de la SEP precisó que mucha gente puede tener el título y no haberlo registrado ante la autoridad competente, tal y como es el caso de algunos servidores públicos. Otros no tienen ni título ni cédula. En otros casos se fue a las universidades que dicen que estudiaron.

El registro del título universitario es una obligación para todo egresado, tal y como lo establece la ley, porque debe tomar protesta y el principio ético de conducirse con honestidad y si alguien se ostenta con una profesión debe demostrar que la tiene, y no debe haber ningún problema o molestia.

Por último mencionó que existe una aplicación denominada Cédula 2.0 para que la ciudadanía pueda verificar si un funcionario o una persona cuenta con este documento de conclusión de estudios.

¡Participa con tu opinión!