Jesús Guerrero
Agencia Reforma

CHILPANCINGO, Guerrero.- Debido a la inseguridad y violencia que existe en los nueve municipios de Tierra Caliente, ahora fue Pepsi Cola la que cerró sus operaciones y liquidó a 70 empleados.
El 22 de marzo de este año, la empresa Femsa que distribuye Coca-Cola también paró ante las amenazas del crimen.
Según reportes, un grupo del crimen organizado acudió recientemente con Pepsi Cola para exigirle una cuota, pero no obtuvo respuesta.
Como represalia, según fuentes gubernamentales, criminales llegaron a las instalaciones en Ciudad Altamirano y no permitieron la distribución de los productos.
Al respecto, el Vocero del Grupo de Coordinación Guerrero, Roberto Álvarez Heredia, afirmó que personal de la Secretaría de Desarrollo Económico estatal acudió a las instalaciones de la refresquera en Ciudad Altamirano y confirmó que se encuentra cerrada.

¡Participa con tu opinión!