Siguen pendientes de resolución 300 carpetas de investigación sobre observaciones y anomalías encontradas sobre el actuar de las dos administraciones estatales anteriores, manifestó el contralor general del Estado, David Quezada Mora.

Destacó que entre esos expedientes se encuentran las observaciones que fueron emitidas por la Secretaría de la Función Pública y la Auditoría Superior de Fiscalización, que en conjunto alcanzan posibles desvíos por cerca de 800 millones de pesos.

Se trata de unos 400 millones de pesos los que se están pidiendo regresar, derivados de las observaciones marcadas por la Secretaría de la Función Pública; “estamos hablando de cerca de 25 observaciones que acumulan la mayoría de los recursos; en total de Función Pública son 915 millones observados al Gobierno del Estado y otros 20 millones a los municipios”.

Refirió que de las observaciones y la devolución de recursos solicitados, el tema de la asfaltadora “La Rielera” es de los más antiguos expedientes y de los más fuertes económicamente hablando y que por lo mismo afectaría a las finanzas estatales.

Sobre este asunto, recordó que data de la administración antepasada y fue la gestión anterior a la actual la que presentó denuncia penal, de manera que “en tanto se sigue el proceso de la denuncia penal nosotros damos seguimiento a esa denuncia como tal en esta administración”.

Aunque también hay casos particulares, como es el de una planta tratadora de la ciudad, sobre la que se tienen observaciones mínimas, pero aparejadas se llega a un monto de 200 millones de pesos.

Quezada Mora comentó que el Gobierno del Estado está en la fase de solventación de lo reclamado en particular por la Secretaría de la Función Pública, de manera que al tener los resultados entonces se analizará si realmente amerita interponer una denuncia contra los presuntos responsables al momento del reintegro de los recursos.

Por lo pronto, dio a conocer que el próximo 26 de este mes sostendrá una reunión con gente de la Función Pública y se espera que en dicha fecha se den por solventados algunos expedientes y saber sobre cuáles se siguen los procesos.