En pésimo estado se encuentran muchas de las ciclovías que existen en la ciudad, lo cual pone en riesgo la seguridad de los ciclistas al momento de circular, así lo denunció Antonio Pérez, integrante de la Asociación Bicicálidos, por lo que pide a las autoridades estatales y municipales que haya una real coordinación en cuanto al mantenimiento de las mismas.

El activista comentó a El Heraldo que esta situación es visible no nada más en las ciclovías del centro, sino también en las nuevas, que están por el lado de los nuevos pasos a desnivel, así como las que ha colocado el Ayuntamiento de Aguascalientes y el Gobierno del Estado. “Todas estas ciclovías hoy por hoy tienen un mantenimiento muy deplorable y eso ha sido un factor que afecta la seguridad de los ciclistas en cuanto a ponchaduras, caídas por el hecho de que no estén limpias ni barridas o bien no estén señalizadas, y lo más importante, que no se respetan por parte de los automovilistas”.

Apuntó que con esta situación lamentablemente no se avanza en una adecuada cultura vial y ello impide que exista una armonía en las vialidades entre el peatón, el ciclista, el transporte público y el automovilista. En tal sentido, dijo que hay ciclovías que tienen falta de señalética, de bolardos, no hay pintura e incluso se ven sucias, por lo que los ciclistas batallan para desplazarse y evidentemente ello agrede su derecho a la movilidad.

Destacó que en el top tres de las ciclovías más afectadas se encuentran la ubicada sobre el bulevar Miguel de la Madrid que conecta con el municipio de Jesús María, la cual incluso tiene cascajos de escombro que se quedaron tras la construcción del paso a desnivel del Campestre; la ciclovía de la avenida Alameda; y por último la de la avenida Guadalupe González entre segundo anillo y avenida Universidad.

Por lo anterior, dijo que como colectivo se han organizado y han planeado cuadrillas de limpieza de los mismos ciclistas, quienes acuden a limpiar las zonas que ven con demasiada suciedad y en todo caso, hacen intervenciones ciclistas; sin embargo, piden el apoyo de las autoridades municipales y estatales al respecto. “Intervenimos en las calles y pintamos con aerosoles o con pintura normal que no es vial, alguna ciclovía o alguna bahía para reducir la velocidad para poder cumplir con la efectividad de la poca infraestructura que ya tenemos”.