Jesús Guerrero
Agencia Reforma

CHILPANCINGO, Guerrero 13-Sep.- Normalistas de Ayotzinapa se llevaron una pipa con 30 mil litros de gasolina a su escuela y se enfrentaron con policías estatales en el libramiento Chilpancingo-Tixtla y retuvieron a cuatro agentes municipales.
Al iniciar su jornada de lucha por la presentación con vida de sus 43 compañeros desaparecidos en Iguala, los estudiantes protagonizaron una gresca en la que al menos 10 fueron detenidos.
La refriega se registró ayer en el entronque que conduce a la comunidad de Metlalapa del municipio de Tixtla, donde los normalistas arrojaron piedras contra los agentes y éstos últimos gases lacrimógenos.
Luego del choque, los jóvenes huyeron a bordo de un autobús y al pasar por las calles de Tixtla se encontraron con una patrulla y cuatro policías municipales, a los que desarmaron y se los llevaron a la escuela.
Más tarde, autoridades de la normal y funcionarios del Gobierno de Guerrero sostuvieron negociaciones en las que se acordó entregar a los 10 jóvenes detenidos a representantes de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, y los cuatro agentes retenidos fueron liberados.
En un comunicado, la dirigencia de Ayotzinapa acusó a la Policía Estatal de disparar contra el autobús en el que iban los estudiantes, por lo que exigieron que se abra una investigación.
Se constató que en el lugar donde quedó varada esta unidad había varios casquillos percutidos regados en el pavimento.
Por su parte, el Vocero del Grupo de Coordinación Guerrero, Roberto Álvarez, aseguró que no existe constancia de que los agentes hayan disparado, pero dijo que peritos de la Fiscalía estatal trabajan en el levantamiento de evidencias.
Los normalistas también lograron llevarse dos camionetas repartidoras de las empresas Bimbo y Coca Cola. Éstas y la pipa permanecían anoche las instalaciones de la Normal.