GUADALAJARA, Jalisco.- Orbelín Pineda catapultó a las Chivas a la pelea por la Liguilla y acentúo la crisis del Atlas.
Un golazo del volante bastó para que el Guadalajara se impusiera 1-0 en el Clásico Tapatío en el Estadio Jalisco, su tercera victoria consecutiva en la Liga.
El cuadro rojinegro no se reserva en el esfuerzo, pero no sabe anotar. Ya son 809 minutos desde que marcó por última vez. Contra Atlas, “gol gana”.
Al 64′ Pineda, el jugador que mostró más idea en un ríspido partido, clavó la pelota en el ángulo superior derecho del marco de José Hernández.
Se requería un gol de esa categoría para vencer al portero que ya había lucido en sus atajadas a los disparos de Eduardo López y el propio Orbelín.
A pesar del aguacero en los primeros minutos, el Atlas mostró un buen funcionamiento, pero Cristian Calderón falló un cabezazo claro al 2′, después Ulises Cardona estrelló la pelota en el rostro del guardameta Miguel Jiménez y ya en la recta final del partido Jefferson Duque reventó el travesaño. El equipo local se fundió físicamente, sin tener su recompensa.
Para aumentar el infortunio, al 22′ perdió a su futbolista más desequilibrante, Ricardo Álvarez, el segundo cambio por lesión ya que al 1′ Mario de Luna también abandonó la cancha.
Chivas, que hace una semana estaba en terapia intensiva, ya le ganó a Veracruz, Necaxa y al Atlas, por lo cual amaneció con 10 puntos, temporalmente en el octavo sitio de la clasificación.
Mientras José Saturnino Cardozo recupera oxígeno, su homólogo Gerardo Espinoza sigue coqueteando con el patíbulo, no es para menos con apenas 2 puntos de 21 posibles. (Staff/Agencia Reforma)