Chismes rodean a Tania

CDMX.- Si bien sus orígenes son multiculturales, los Ruiz y los Eichelmann eligieron San Luis Potosí para asentarse desde hace ya varias generaciones, a través de las cuales se han consolidado como una de las familias más conocidas de la ciudad.
«Por parte de los Eichelmann, mi abuela es cubana y mi abuelo es de ascendencia alemana, y, de parte de mi papá, mi abuelo es español y mi abuela de Tampico», reveló Gerardo, hijo menor de Luis José Ruiz y Elizabeth Eichelmann.
Junto a él, crecieron sus cuatro hermanos: Eli, Luis José, Alynn y Tania, siendo ésta última con quien mejor mancuerna ha hecho, pues, aun cuando ella se mudó a la Ciudad de México hace poco más de cinco años, la cercanía nunca se perdió.
Incluso cuenta que actualmente viven juntos.
«Me mudé a la CDMX hace aproximadamente ocho meses y qué mejor que con Tania. Somos muy similares, en gustos, formas de pensar, actuar y, además, tenemos la misma afición por la moda.
«Se vino a vivir conmigo después del truene con Bobby (Domínguez, empresario) y, la verdad, somos los mejores roomies», agregó el joven.
Todo lo que se ha dicho sobre el romance de Tania con el ex Presidente de la República Mexicana, Enrique Peña Nieto, ha reforzado los lazos no sólo de este par, sino del resto de sus seres queridos, quienes aun a la distancia muestran solidaridad y empatía.
«Bien dice el dicho que: ‘En pueblo chico, infierno grande’. Y sí, la sociedad potosina trae el chisme de boca en boca; hay gente que hace años no me escribía y de pronto me mensajea para vernos o salir», platicó el egresado de la Escuela Bancaria y Comercial.
«Claro que se escuchan todo tipo de comentarios, pero, al final, siempre estamos unidos, tenemos apoyo de gente que nos aprecia y amigos que son como de la familia, sólo tomamos lo bueno, lo que nos enriquece».
El joven de 23 años dice que desconoce quién ocupa el corazón de su hermana, pero, asegura que quien lo gane, tendrá como compañera a una mujer amorosa, espiritual, honesta y generosa.
«Eso de que está viviendo en Madrid es puro chisme, fue allá por negocios, una cosa de modelaje y yo la acompañé.
«A veces nos gusta hacer viajes juntos; nos encontramos a Enrique por casualidad, si ves las fotos, se ve una plática nada fuera de lo normal», aseveró. (Jessica Meza/Agencia Reforma)