El Estadio Teodoro Mariscal abrió sus puertas la noche de ayer para recibir el primer juego de las semifinales de la Liga del Pacífico entre los Charros de Jalisco y los Venados de Mazatlán. Los Charros llegaron con el ánimo a tope luego de eliminar a los últimos campeones, y con 3 semifinales en los últimos 5 años quieren volver a una final por el campeonato; mientras que los Venados intentaban sacar ventaja en su casa llevándose el primero de los encuentros que sostendrán ambas novenas.
El juego empezó de la mejor manera posible para los visitantes. Manny Rodríguez logró conectar un cuadrangular elevado por el jardín izquierdo que se voló la cerca abriendo la pizarra con una carrera solitaria. El abridor de los Charros, Orlando, Lara mantuvo a raya a la ofensiva de Venados dejándolos sin posibilidad de hacerse en la pizarra. Fue hasta la cuarta entrada cuando Jalisco volvió a pegar, Alonzo Harris mandó al plato a Agustín Murillo con un sencillo poniendo 2-0 el encuentro.
Mazatlán siguió con la pólvora mojada sin conseguir carrera alguna, los Charros pegaron en el sexto rollo ahora gracias a Amadeo Zazueta que con un fuerte batazo hacia el centro del diamante proyectó a Alonzo Harris a la pizarra poniendo tres carreras de distancia. Orlando Lara fue relevado en la sexta entrada sin permitir carrera alguna.
El último tercio del partido se fue de manera rápida, ya que ninguna de las dos ofensivas pudo causar daño en el rival. Sergio Romo tomó la lomita en la baja de la novena para intentar cerrar la victoria de los Charros, lo consiguió rápidamente dejando sin carreras a los Venados con lo que los jaliscienses blanquearon a domicilio a Mazatlán de manera categórica. El triunfo fue para Orlando Lara que lanzó durante 5.2 entradas sin permitir carreras llevándose seis chocolates a su cuenta, la derrota fue para Harman que permitió las dos primeras carreras del encuentro y cinco imparables. El segundo de la serie se jugará el día de mañana en el estadio de los Charros.

Foto: @Charros de Jalisco Twitter